Mi Viejo ¿Mi estorbo?

Publicado el 30 de abril del 2017 a las 07:22:47 en la categoría Educación por Angel Hernández Morales










Actualmente los ancianos son altamente discriminados por la sociedad, quien los abandona y no les brinda la valoración, el respeto, ni el cuidado que se merecen. Pero como en todo, la moneda tiene dos caras y con esto no trato de minimizar las cosas y situaciones difíciles que los adultos mayores enfrentan,  pero también al hablar de los ancianos en el ámbito sociocultural se debe mencionar los  programas que se han creado para la protección y cuidado de estas personas, los aportes que pueden brindar al  mundo haciendo uso de su sabiduría y las experiencias que han tenido a través de la historia.

Las personas mayores son la voz de la experiencia ya que cuando te advierten o dan un consejo es porque ya lo vivieron o conocen a alguien en su círculo social que ya paso por eso, y eso les da la libertad de apoyarte.

También depende mucho en la cultura en la que nos encontremos, en la nuestra lamentablemente se ha desvirtuado el respeto, cuidado y cariño hacia los ancianos, a pesar de que en nuestro país el gobierno se ha preocupado por tenerlos en un nivel de vida digna. Y eso ha desembocado que ellos se sientan con poder de manipularnos. Parece que no les importa esto (no a todos) porque en algunos casos han tomado una actitud de rebeldía y por consiguiente creen que debemos aguantar sus groserías y mal carácter. Son como niños mal criados pero con la gran diferencia de que a una persona mayor no la puedes reprender con un golpe, aunque hay casos en que los hijos si les han llegado a pegar, y nosotros como sociedad los criticamos y atacamos. Pero como dicen por ahí cada quien sabe el fondo de la olla, claro, esto no justifica la violencia a ninguna edad, pero como ya dije anteriormente, hay señores y señoras que se ponen en un plan muy pesado. Esto ha desencadenado una ola de abandono  de viejitos en asilos y en el peor de los casos en las calles. En los asilos pueden acceder a un buen trato, comida diaria y compañía de personas de la misma edad. Pero los que son abandonados cruelmente en las calles no corren con la misma suerte.

Actualmente vivimos en una sociedad en donde se lleva un estilo de vida muy rápido, donde si te detienes un momento estás perdiendo muchas oportunidades. En la época antigua te podías sentar a escuchar las anécdotas del abuelo o abuela, en la sala al calor de una taza de té y galletas. Incluso todavía a la generación a la que pertenecemos nosotros que son los 90´s, nos dimos ese lujo. Pero ahora los niños y jóvenes estamos muy ocupados con los mismos retos que la sociedad nos impone que debemos superar para ser alguien en la vida, clases en la escuela, actividades extracurriculares como los deportes, culturales, etc.

En otras culturas como las orientales, los ancianos son vistos como figuras casi sagradas a las que demuestran el mayor de los respetos. Y no solo a su figura sino que también todo lo que dicen y piensan es tomado en cuenta para las decisiones familiares e incluso de sus gobiernos. De hecho en los pueblos orientales hay el famoso consejo de ancianos, el cual su papel es deliberar antes de cualquier autoridad la resolución de algún crimen, problema o situación que se les presente en su comunidad.

En china tienen un proverbio -Si uno no demuestra respeto hacia los ancianos, ¿en qué se diferencia de los animales?” Confucio.-

Los ancianos y el respeto a los mayores es un pilar importante en la cultura india, donde la esperanza de vida es de 66 años. María Gallego, voluntaria en la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, explica que uno de los puntos que se enseña en todos los libros de la cultura india es “el respeto a unos y a otros, especialmente a los mayores, ya que son quienes tienen más vida a sus espaldas y, por lo tanto, más experiencia y conocimientos”. Las opiniones y la aprobación de los ancianos en la cultura india son indispensables, por eso los hindúes suelen arrodillarse ante los ellos y tocar sus pies en señal de respeto.

Por el contrario aquí en la cultura occidental la vejez se considera un hecho negativo. La palabra viejo es considerada como un tabú en la sociedad, esto quizá se deba a múltiples factores tales como el culto al cuerpo, a la belleza y a la juventud. ¿Qué es lo primero que hoy en día es importante al solicitar un trabajo? ¿Lo académico?, tu y yo sabemos que eso no es cierto, casi en todos los trabajos se fijan en tu apariencia física porque es la imagen que darás de la empresa, y sobre todo la edad, a los 50 años ya no eres útil para los empleos actuales. Por todo lo que representa esa edad: arrugas, canas, achaques, enfermedades, etc.

De hecho en el 2015 salió una película que habla de este tema, que se titula “The Intern” o como se conoce en Latinoamérica “El Pasante de Moda”. Esta trata de un hombre de 70 años que descubre que el retiro es bastante aburrido, y una  empresa lanza un programa para emplear a adultos mayores, y Ben (el protagonista) toma la oportunidad y se convierte en “pasante”.  Y conforme avanza la historia los trabajadores “actuales” se dan cuenta que no todo lo moderno es significado de eficiencia.

También en debemos abordar como se ve el anciano en el ámbito familiar, porque de ahí sale todo. Y con todo me refiero que de la familia salen todos los valores que actualmente tenemos, y desafortunadamente hoy en día el concepto de esta viniendo abajo, y los únicos culpables de esto somos los mismos integrantes de estas, al no saber manejar en conjunto las problemáticas que se nos están presentando.

En la familia actual el despego de unos hacia otros es increíble y en ella la imagen del abuelo tradicional no tiene cabida. Los padres, que ahora son adultos mayores quedan solos, nunca llegan a ser abuelos de verdad, porque son vistos literalmente como niñeros a los cuales porque alguno de los padres o ambos trabajan, se les encargan a los nietos pero sin que ellos se involucren en crianza, solo los requieren como vigilantes de niños.

Pero eso si cuando el abuelo se va o muere, aun así la familia más moderna resiente su pérdida, unas más que otras obviamente. Ello es debido a que el abuelo servía para amortiguar choques, suavizaba conflictos, actuaba de intermediario en las disputas, derramaba serenidad y sabiduría en las inevitables asperezas de las parejas o de padres e hijos. Claro cuando estos tiene la voluntad de hacerlo y también se les permite desempeñar ese papel.

Debemos hablar de voluntad, porque no todo es culpa nuestra. Algunos ancianitos se forman en sus mentes la imagen de que la vejez es significado de impotencia, de ser inútil y que ya no se puede aprender más de lo que ya se aprendió, más bien que ya no se debe aprender más. Y esto en el enfoque psicológico está totalmente errado, se dice que el humano puede seguir aprendiendo siempre y cuando, como ya dije, se tenga la disposición y aun más importante las condiciones. Ya que hay ancianos que quisieres estudiar alguna carrera, no para ejercerla, solo para tener la satisfacción de que terminaron una carrera que no pudieron concluir en su juventud. Pero lamentablemente no tiene los recursos económicos necesarios para llevar a cabo esta meta.

Como mencione al principio de este escrito, hay ciertos organismos gubernamentales en México que se encargan de hacer de esta etapa un poco mas liviana tanto para el adulto mayor como para sus familiares que los rodean, esta para que ninguna de las partes sienta cierta carga emocional extra a las que ya tiene. Para eso tenemos el “Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores” (INAPAM) que trabaja para garantizar que sus derechos humanos se cumplan en plenitud.

Uno de los derechos fundamentales o sino es que el más importante es el acceso a los servicios de salud con el objeto de que gocen de un buen estado físico, mental y psicoemocional. También para que los adultos mayores gocen de igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo o de otras opciones que les permitan un ingreso propio y desempeñarse en forma productiva, el INAPAM opera Centros de Capacitación para el Trabajo y Ocupación del Tiempo Libre.

El INAPAM cuenta con Clubes, que son espacios comunitarios donde se reúnen e interactúan personas de 60 años y más, en los que se ofrecen diversas alternativas de formación y desarrollo humano, de corte educativo, cultural, deportivo y social

Como podemos ver en México y nuestra sociedad si hay organismos y programas que se preocupan por ellos, lo que no hay es interes y voluntad de parte de nosotros, que somos los familiares y que deberíamos ser los primeros en preocuparnos de sus necesidades. Porque gracias e ellos somos lo que somos, y nada justifica el abandono total en que algunos hijos o nietos ingratos tienen a sus ancianos. Pero vuelvo a repetir esto viene de adentro de nuestros hogares, de nuestras familias. Y si esto no se compone ¿Qué nos tocara a nosotros cuando seamos ancianos? Porque como te veo me vi y como me ves te veras.

 


Comentarios