Miss universo

Publicado el 10 de marzo del 2018 a las 17:53:54 en la categoría Reflexiones en el Blog por Amanda Valeria Hernandez Hernandez










Les voy a contar una historia que es fuera de lo común, fuera de todos los cuentos que son de princesas y príncipes, así es que prepárense y tomen asiento cómodamente porque mi historia apenas comienza, Mi nombre de Rachel, tengo 30 años de edad, trabajo en una empresa de modelos profesionales y hoy en día he cumplido mi sueño más grande, ¿Quieren saber qué es?, quédense conmigo al final de esta historia, y bueno como antes dicho y mencionado tengo un puesto de la modelo más profesional de este club, pero, ¿En realidad saben cuánto trabajo me costó llegar a este punto? Todos sabemos que en realidad es difícil entrar. Cabello perfecto, Cuerpo perfecto, Estilo de la persona, Modales, en fin, tantas cosas que todo eso lo recordaba cuando era pequeña día a día. Todo comenzó cuando tenía 3 años de edad, recuerdo que mi tía era una súper modelo, me contaba a cerca de sus aventuras por las que tenía que pasar en su trabajo, en lo que me contaba todas esas días llenos de felicidad me quedaba profundamente dormida, soñaba con ser una gran modelo, “Y ahora como siguiente numero Rachel, luciendo un vestido espectacular que va con la figura de su cuerpo”, lo sentía tan real que cuando despertaba volvía mi realidad, era de esos sueños que jamás querías despertar, un sueño tan bellísimo, pero lo que aún no les he contado es que yo desde muy pequeñita tenía problemas como mi sobrepeso, y bueno con el paso de los años fui creciendo y cada vez era peor mi problema de mi sobrepeso, cuando tenía 10 años iba en 5to de primaria y tenía un club de “amigas”, pero entre nuestra grupito de amigas todas hablaban detrás de las espaldas de otras, la verdad a mí nunca me gusto ser de ese tipo de personas, pero obviamente sabía que hablaban de mi aunque me hiciera “mensa”, pero no podía faltar la típica niñita que te criticaba todo, pero sin en cambio a mí no solo me critica, me decía cosas que jamás olvidare, “Ya llego el puerquito del salón”, “Ya denle de comer a ese puerco que no para de chillar”, me aventaba comida que ya no servía porque decía que los puerquitos comen desperdicio, esos años fueron muy difíciles, no sentía el apoyo de mis “amigas”, yo creo que de un tiempo a otro decidieron dejar de hablarme, me sentía tan sola y no sabía a quién recurrir, no tenía una hermana en la que le podía contar ese tipo de cosas.

El tipo de comentarios me afectaron muchísimo tanto que me traume y hubo un tiempo en el que dejaba de comer completamente, pero un día me di cuenta que no me iba a dejar decaerme por personas que no valían la pena. Me puse a entrenar intenso día y hasta algunas veces de noche, hasta que logre mi objetivo, cambie tanto que algunas personas no me reconocían, tenía tantos pretendientes, tantos admiradores, que por primera vez me sentía segura de sí misma, ya no tenía que ser otra, podría ser yo misma, y hablando de mi sueño cumplido es que hoy un día soy MISS UNIVERSO.


Comentarios