¿Cómo se aprende en los museos? ¿Cuál es el papel de los museos en educación?

Publicado el 18 de mayo del 2017 a las 07:22:01 en la categoría CREA UniVO por Ramón Aragón










Los museos son espacios de conservación, investigación y difusión. De estas tres patas, las dos primeras han sido ampliamente desarrolladas desde el inicio y a lo largo de la historia de los museos, por ejemplo, el descubrimiento de unos restos arqueológicos, su restauración y conservación para posteriormente exponerlos al público. Pero ¿Dónde quedaba y queda la difusión y divulgación? ¿Cuál ha sido y es el papel de la educación en los museos?. Se pueden hacer muchas clasificaciones de los diferentes tipos de públicos, pero la más clara a nivel educativo sería, el público escolar y el público no escolar.

img_20150805_112022

Museo de Historia Natural-Santiago de Compostela (España)-Naturaleza.

Las visitas a museos  ocupan gran parte de las actividades  programadas por los centros de enseñanza  cuando tienen que salir del aula. Este público, el escolar, es un público cautivo y recibe una enseñanza de tipo formal. ¿Qué quiero decir con esto? Que este público realmente acude al museo porque es una actividad obligatoria, y por mi experiencia, por parte del museo se hace todavía una función de divulgación demasiado formal, como si fuese una extensión del aula en forma y contenido. Es decir, como es una actividad que forma parte del ámbito educativo los alumnos de un colegio, de un instituto… tienen que aprender, no divertirse. Se considera que un museo es un complemento a la educación formal y la experiencia museográfica consiste en recorrer la exposición dentro de un museo. ¿Esto es realmente efectivo? ¿No estamos perdiendo una gran oportunidad de educar de una forma diferente?. Yo creo que deberíamos pasar de una educación basada en métodos expositivos a una educación que conjugue los métodos demostrativo (aprender a través de la práctica), interrogativo (utilizar las preguntas como elemento dinamizador) y de descubrimiento (aprender uno mismo partiendo de unas pistas). Esta idea ha calado sobre todo en los museos científicos y de tecnología, que suelen ser de tipo interactivo, donde la información se presenta de forma atractiva, con un nuevo estilo de comunicación a través de la manipulación de objetos, la realización de experimentos, la estimulación de los sentidos… pero no se puede decir lo mismo de la divulgación por parte del personal del museo. Siguen venciendo las visitas clásicas en las que el guía está activo, ya que es el encargado de hablar y dar las explicaciones, mientras que los visitantes están pasivos limitándose a escuchar. Sería necesario desarrollar programas y actividades que complementen la visita al museo para que los visitantes jueguen un papel más activo, favorecer la comprensión de los temas de las exposiciones y realizar una educación más dinámica. Las actividades para lograr estos propósitos son muy variadas: conferencias, talleres, proyección de películas, representaciones teatrales, actividades artísticas o de laboratorio, la edición de materiales didácticos, el desarrollo de apps…y visitas guidas en las que se fomente la participación  y en las que el visitante sea una parte activa de las mismas, generando así capacidad crítica, valores, actitudes e ideas.

img_20150812_140113

La casa del hombre/Domus-A Coruña- El cuerpo humano

El público no escolar, en cambio, es un público no cautivo y recibe una educación informal. Este público paga por una entrada (en algunos casos nada desdeñable) y visita el museo en su tiempo de ocio  (en el que podría estar realizando cualquiera actividad a priori más lúdica), lo que significa que  acude a los museos porque tiene un interés real de visitarlo, ver lo que se expone en él y aprender a la vez que se divierte. Lo importante en este caso es que después de la visita no se sientan decepcionados, que sea una buena experiencia que les motive a seguir aprendido, a volver e incluso a recomendárselo a otras personas. Es fundamental tener en cuenta que este público es muy diverso, con distintos niveles culturales, edades, gustos, intereses… y las actividades planificadas para ellos también tienen que ser variadas. Es en este público, donde cobra más relevancia el papel de los museos como dinamizadores y transformadores de la sociedad, educando en valores de respeto hacia las personas y el medio ambiente.

img_20151026_183627

Aquarium Finisterrae-A Coruña-Ecosistema marino atlántico.

Para llevar a cabo estas transformaciones es muy importante tener unos buenos servicios educativos dentro del museo, del que deben de formen parten tanto especialistas en la materia sobre la cual verse el museo, como profesionales de la educación y divulgación, que desarrollen juntos una filosofía y unos objetivos educativos comunes. Tan importante es tener un buen conocimiento sobre un tema como saber transmitirlo y no siempre se le da la debida importancia a ambos aspectos. Estos servicios educativos actuarán  de puente entre la escuela y el museo, y entre el museo y el público en general.

FUENTE


Comentarios