La Radio como Medio para la Educación

Publicado el 15 de julio del 2017 a las 06:29:54 en la categoría Asómate Audio por Ramón Aragón Mladosich










En sus inicios la radio fue un experimento para establecer comunicación a larga distancia. Con el tiempo ha ido evolucionando con la colaboración de científicos, artistas, periodistas y en general, de profesionistas de diferentes áreas del conocimiento. Según Figueroa (1996), en su texto Qué onda con la radio, durante los comienzos del gobierno de Álvaro Obregón, en diferentes zonas de la República Mexicana se fundaron algunas emisoras radiofónicas, sin embargo no puede establecerse con exactitud quién fue el fundador oficial de la radio en México

Actualmente, los avances tecnológicos han permitido que la radio llegue a más personas: la Amplitud y la Frecuencia Modulada han crecido de manera considerable en cuanto a la cantidad y variedad de sus emisoras, el disco compacto ha desplazado a los acetatos, la transmisión vía satélite y la radio en Internet son algunos de los cambios sustanciales, pero los avances tecnológicos no son los únicos impulsores de la radio; ya que, como refiere Figueroa (1996) “las políticas gubernamentales, las acciones de los concesionarios” son otros elementos que intervienen en su transformación.

A la par del crecimiento del número de emisoras, se incorporaron nuevos contenidos: propaganda política, noticias, música y publicidad, pero también la radio se orientó hacia el servicio de los intereses de la comunidad. Figueroa (1996, p.47) identifica a Fernando Pazos Sosa, como uno de los fundadores de la radio educativa, pues fue él quien se interesó por concienciar a la sociedad con programas educativos para el bienestar común.

Inicios de la radio educativa 
Los programas enfocados a la educación nacen a partir del índice de deserción o de no asistencia al sistema escolarizado formal, debido a que las instituciones escolares se encontraban a distancias inaccesibles en algunas poblaciones. La radio, como un medio económicamente accesible para tenerse en los hogares, fue el espacio alternativo para la educación.

Escuelas radiofónicas 
En 1955 se crean las Escuelas Radiofónicas de la Sierra Tarahumara en Chihuahua, las cuales operaron hasta mediados de los setenta, éstas tenían una estrecha relación con la misión jesuita de extender los beneficios de la educación elemental.

Fomento Cultural y Educativo 
En 1970, el Fomento Cultural y Educativo A.C. (FCE) llega con un nuevo tipo de educación dirigido a los grupos marginados, con la preocupación educativa no sólo de transmitir conocimientos, sino del aprendizaje para la acción, con el objetivo de que estos grupos superaran su forma de vida. Dos de sus proyectos vieron a la radio como un instrumento para la promoción del bienestar social.

Los dos proyectos fueron llevados a cabo en el Estado de Veracruz: la Escuela Radiofónica de Huayacocotla en 1973 a través de la onda corta de la XEJN y la Escuela Radio Cultual Campesina de Teocelo transmitida a través de la SEIT-AM de 1980 a 1989. Ambas tenían la finalidad de alfabetizar en los rincones más insospechados, con la difusión de programas grabados de matemáticas, español y desarrollo en las comunidades, todo ello coordinado por un locutor que entregaba reportes del proceso.

Según Peppino, (1991, pp.185-186), estos proyectos no funcionaron como se deseaba, debido a la inestabilidad de la frecuencia, ya que provocaba la migración de los radioescuchas a otras comunidades, como lo muestran algunas investigaciones realizadas por Sylvia Schmelkes sobre los efectos de la radio educativa, cuyos resultados señalaban que se corría el riesgo de que las personas que usaban el medio tendían a abrir su horizonte, a migrar para integrarse al mercado laboral o bien, para continuar sus estudios de manera formal, aunque esto significó la reducción del número de analfabetas.

La XEJN se transformó en la XEJN-OC y, con ello, la educación no formal se convirtió en el apoyo principal para impulsar acciones que afectaban directamente a la sociedad. Sus contenidos se diversificaron con la intención de dar voz al pueblo y no sólo de enseñarle mediante programas informativos, como los de noticias o entrevistas, o de entretenerlo a través de programas de comentarios o de radionovelas; esta nueva programación se generó sobre temas con interés social y de capacitación, donde incidía el pueblo de manera más directa al informar sobre actividades locales.

Posteriormente, en junio de 1981, la Secretaría de Educación Pública (SEP) inició una campaña de alfabetización denominada Programa Nacional de Alfabetización (PRONALF), se creó una Coordinación Nacional fuera de la SEP. Cuatro meses después, surge el Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA), que se hizo cargo del PRONALF que aporta nuevas alternativas para la alfabetización a través de diferentes medios como la radio, la televisión y los medios individuales.

Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA)
El INEA aprovechó la cobertura y difusión del medio para llegar a más personas. Así, a partir de la naturaleza de la radio y de las necesidades del PRONALF, se emprendió la actividad educadora en dos líneas. La primera buscaba llegar a la concienciación educativa, motivar y sensibilizar a los analfabetas a estudiar o continuar haciéndolo. La segunda estaba enfocada a la lecto-escritura y a las operaciones matemáticas básicas. Ambas constituían dos proyectos diferentes en estructura, pero sus objetivos no estaban distanciados.

La estructura del primer proyecto de alfabetización estaba compuesta por un programa semanal de treinta minutos que se llevaría a cabo en cada una de las delegaciones estatales del INEA con diferentes propósitos: establecer comunicación entre alfabetizadores y adultos, concienciar a los analfabetas para que se integraran a grupos de estudio, así como motivar a los estudiantes a la no deserción mediante un ambiente de participación. Los contenidos que se manejaban en estos programas eran de interés local.

El segundo proyecto de radioalfabetización fue un modelo didáctico enfocado a la palabra generadora, que produciría materiales con un sistema de organización y operación para echar adelante el proyecto. Una vez puesto en marcha, este proyecto fue puesto a prueba mediante la aplicación de encuestas para eliminar posibles deficiencias. Este modelo didáctico tenía características más definidas que las del primer proyecto: incluía materiales escritos para seguir cada programa de manera gráfica, contaba con la presencia de un asesor en cada sesión, además de la infraestructura que el INEA ya poseía. 

Este proyecto de radioalfabetización tenía como intención hacer reflexionar al escucha sobre su realidad y la importancia de su participación para la continuidad de su preparación. El material escrito estaba relacionado directamente con la información auditiva para ser usado de manera simultánea, sin embargo el programa no daba el tiempo suficiente para la resolución de los problemas.

El contenido de los programas se adaptaba a las características del medio auditivo con apoyo gráfico, por lo que la información era limitada y repetitiva. Estaba constituido por doce sesiones, 102 programas radiofónicos de 25 minutos aproximadamente, de los cuales 80 programas estaban dedicados al aprendizaje de lectoescritura, 21 al aprendizaje de operaciones matemáticas y uno más para cerrar la sesión con aspectos didácticos.

Cada uno de estos programas se dividía en tres secciones: el ambiente regional, la radionovela y los contenidos didácticos. La parte ambiental contaba con un espacio de 3 a 5 minutos, seguida de la participación de los alfabetizados, con la lectura de cartas y resolución a sus dudas, quejas o sugerencias. La radionovela tenía un espacio de 3 a 5 minutos para contar historias con temáticas relacionadas a la palabra generadora del contenido temático, a partir de ello se hacían comparaciones que dieran pie a la reflexión; a estas historias se les daba continuidad para articular la programación. El contenido didáctico contaba con un espacio más amplio de 18 a 22 minutos, donde se dramatizaba una sesión de alumno-profesor dando instrucciones para el manejo del material gráfico, con ambientación sonora sencilla, pero que no contemplaba el tiempo para que los radioescuchas llevaran a cabo sus ejercicios.

El INEA cambió de método en 1989: de la palabra generadora a una metodología global, a la que denominó “El mundo de las letras”. Este proyecto estaba constituido por 70 programas de 30 minutos cada uno y se apoyaba en el material escrito y radial empleado en el proyecto anterior, que había sido previamente reestructurado.

Al cumplir diez años de funcionamiento, el INEA como organismo estatal sufre las consecuencias de la política educativa en turno y se interrumpe la continuidad en los planes educativos. Así, desaparece este tipo de programas.

Reflexiones teóricas sobre la Comunicación y la Radio Educativa
Una vez identificado el origen de la Radio Educativa, es necesario describir bajo qué aspectos teóricos se entiende la Comunicación y la Radio Educativa, para así diagnosticar la situación de la radio actual y su incursión en la educación.

Modelo dialéctico de la comunicación
Manuel Martín Serrano define a la comunicación como “la capacidad que poseen algunos seres vivos de relacionarse con otros seres vivos intercambiando información” (1993: pag. 13). Asimismo, Martín Serrano sostiene que la comunicación humana puede abordarse como un sistema, ya que posee componentes con funciones específicas cuyas relaciones están organizadas, además de estar abierto a la influencia de otros sistemas:

1) Relación con el sistema referencial: se realiza a través de los datos de referencia, entendidos como un conjunto de señales codificadas a propósito de un objeto de referencia.

2) Relación con el sistema social: toda práctica que lleva a cabo un actor o una institución social y que afecta a algún componente o al sistema comunicativo en su conjunto.

Comunicación Educativa
Héctor Torres Lima indica que la Comunicación Educativa implica una relación entre del sistema comunicativo con el social, pues es un hecho real, es un fenómeno histórico, cultural, social, comunicativo y cognitivo (1998). Es decir, la Comunicación Educativa es un hecho concreto que se realiza en la esfera social. Y a pesar de que la relación entre Educación y Comunicación siempre ha existido, puesto que la enseñanza exige necesariamente comunicación, pues se requieren instrumentos, es hasta que se descubre esta relación (1920) cuando comienzan a hacerse los primeros estudios.

¿Por qué la comunicación educativa se lleva a cabo en lo social? En la comunicación educativa interaccionan, fundamentalmente, dos sistemas: el comunicativo y el educativo, este último es parte del sistema social y como tal funciona a través de determinadas instituciones. Es decir, cuando hablamos de educación hablamos de instituciones sociales que se encargan de validarla e impartirla. Así, se puede diferenciar a la educación de la enseñanza y el aprendizaje.

En entrevista, Héctor Torres Lima señala que el aprendizaje es un proceso de asimilación y acomodación que se da en el sistema cognitivo de los sujetos, en el que intervienen ideas, funciones orgánicas y cerebro. La enseñanza se lleva a cabo mediante un acto comunicativo, con la interacción de representaciones, actores, instrumentos y expresiones; en otras palabras, la enseñanza se puede generar desde el sistema comunicativo. Torres Lima refiere que la educación es un proceso validado por una institución social, es decir, la educación es un subsistema del sistema social.

Así, para que un acto comunicativo lleve el adjetivo de educativo, debe mantener una relación directa con el sistema social y las instituciones encargadas de validar la educación: la expresión que deviene de un currículo aprobado por la institución correspondiente adquiere el estatus de comunicación educativa.

Existen tres tipos de comunicación educativa: comunicación para los medios, comunicación en el aula y comunicación por los medios. La primera de ella tiene el objetivo de educar a los sujetos para hacer un uso adecuado de los medios de comunicación. La segunda, se realiza en el interior de un salón de clases, puede o no implicar el uso de instrumentos tecnológicos de comunicación y existe la presencia del profesor. Finalmente, la comunicación educativa por los medios es aquella que se lleva a cabo mediante el uso de medios de comunicación específicos.

Radio Educativa
Para entender el concepto de radio educativa, Peppino (1991) establece que para saber diferenciar los programas de radio con carácter educativo, debe considerarse que todos los programas radiofónicos tienen la posibilidad de enseñar, más no de educar, por ello establece diferencias entre programas “educativos” e “instructivos” (1991: p. 75), los últimos aquí se denominaran no formales o no educativos, éstos no son considerados educativos ya que no existe una institución social que valide sus contenidos y que certifique los conocimientos obtenidos por el alumno. La radio educativa es aquella cuyos programas siguen un plan de estudios previamente determinado y validado por una institución del sistema social. En un programa de Radio Educativa el radioescucha se convierte en un alumno que se inscribe a un curso, donde será evaluado para obtener un certificado de estudios, no obstante no se encuentra inscrito en una institución educativa.

Las mediaciones y el proceso de producción en los medios masivos de comunicación
Según Martín Serrano, en el proceso de comunicación a través de un medio masivo existen una serie de mediaciones que se realizan desde los Actores hasta que Alter se forma una representación (1985). Se trata, fundamentalmente de cinco mediaciones:

1) La que llevan a cabo los actores Ego que tienen la iniciativa de la información.

2) La que realizan los actores que deciden qué datos poner o no.

3) La que efectúa el medio de comunicación cuando relaciona los datos de referencia y por sus características expresivas. Este tipo de mediación recibe el nombre de mediación cognitiva.

4) La que ejecutan los medios al momento de incluir o excluir algún dato de referencia. A esta mediación se le conoce como estructural.

5) La que opera Alter cuando elabora las representaciones de las expresiones.

Las mediaciones antes mencionadas se llevan a cabo en cualquier medio de comunicación masiva, incluida la radio. Ahora bien, ¿qué características particulares toman estas mediaciones cuando la radio lleva por adjetivo calificativo “comunicativa”? En el caso de la primera mediación, los Actores Ego están representados por los intelectuales y académicos. Son ellos quienes poseen los conocimientos y la información. La segunda mediación adquiere un matiz peculiar en el caso de la comunicación educativa por los medios, pues –como se dijo anteriormente– los datos son recogidos de un diseño curricular previamente validado por la institución correspondiente. En este sentido, el margen de decisión que tienen los emisores encargados de colocar o quitar datos es acotado por el sistema social. La tercera y cuarta mediación dependen del lenguaje propio de la radio. El Alter que lleva a cabo la quinta mediación es, en el caso de la comunicación educativa por la radio, un estudiante.

El siguiente esquema adapta el modelo de las mediaciones en el proceso de producción de los medios masivos de comunicación a los planteamientos de la comunicación educativa por un medio como la radio.

Mostrar Imagen
Fuente: Moragas, S. (1985). Sociología de la Comunicación. Barcelona: Gustavo Gili.

Panorama General de la Radio Actual
Amplitud y Frecuencia Modulada

En el área metropolitana la radio está constituida por 58 estaciones distribuidas en dos bandas, Amplitud Modulada (AM), que consta de 30 estaciones, y F Frecuencia Modulada (FM), que cuenta con 28.

 

Las estaciones radiofónicas de se dividen en dos modalidades: las concesionadas que son aquellas estaciones otorgadas a particulares y que se benefician de los anuncios publicitarios que transmiten a lo largo de su programación. La otra modalidad es la permisionada.

 

Las estaciones del área metropolitana se concentran en diferentes grupos o cadenas radiofónicas que cuentan con una o más estaciones, tanto en AM como en FM. En total son 22 grupos en ambas modalidades, pero tan sólo cuatro de éstos cuentan con más de la mitad de las estaciones del cuadrante.

 

En general, el cuadrante radiofónico es variado en cuanto al perfil de contenidos y programación, pero es evidente con un predominio de las estaciones de contenido musical, seguido por aquellas de carácter noticioso.

 

En nuestro país predominan las estaciones comerciales sobre las culturales. Las primeras no tienen intención de enseñar o instruir, simplemente buscan entretener al radioescucha y su finalidad es la ganancia monetaria. Las estaciones de tipo cultural tienen por objeto instruir a la audiencia, sin que el fin lucrativo aparezca. Sin embargo, cabe aclarar que no alcanzan el estatus de radio educativa, puesto que sus programas no están producidos a partir de un plan de estudios oficial, validado previamente por la Secretaría de Educación Pública.

 

La modalidad de las estaciones de Amplitud Modulada corresponde en su mayoría a estaciones concesionadas. Las estaciones de modalidad permisionada son apenas tres: Radio UNAM, Radio Mexiquense y Radio Educación.

 

En la Amplitud Modulada, la cadena radiofónica que cuenta con más estaciones es el Grupo Radio Centro con 5 de las 30 totales, seguido por grupo IMER con 4, (cabe recordar que sólo se están tomando en cuenta las emisoras de la Zona Metropolitana y la Ciudad de México, ya que algunos grupos tienen bajo su responsabilidad otras estaciones en el resto del país) tan sólo esas dos cadenas representan más de una cuarta parte de las estaciones.

 

La mayoría de las estaciones de la banda AM son transmisiones de contenido noticioso, lo que le otorga un perfil a la Amplitud Modulada.

 

En la Frecuencia Modulada, una cuarta parte del total de estaciones son de modalidad permisionada, estas estaciones son: Radio UIA, OPUS 94, Frecuencia CEM, El Politécnico en radio, Radio Universidad, Órbita 105.7 y Horizonte 108.

 

En la Frecuencia Modulada hay cuatro grupos que dominan el cuadrante con de 16 de las 28 estaciones existentes, estos grupos son: Radio Centro, ACIR, Televisa Radio e IMER.

 

En las estaciones de la Frecuencia Modulada dominan principalmente las estaciones de contenido musical, la mayoría de música moderna, en español o en inglés y cuatro de música clásica y solo 3 estaciones son de perfil noticioso.

 

Alternativas de transmitir radio: Red Edusat e Internet
Es necesario indicar que la Red Edusat transmite cuatro canales de radio: Canal 112 - Radio Educación, Canal 114 - Radio Universidad, Canal 115 – IMER, Canal 117 - Edusat radio (Educación indígena).

La Red Edusat, incorpora a su programación estas estaciones, tratando de aprovechar las características tecnológicas de la transmisión vía satélite. La Red Edusat ofrece programación radiofónica de índole noticiosa, cultural y musical que difunde el quehacer de México a nivel nacional e internacional, además de campañas de apoyo social. Resulta oportuno enfatizar que esta programación es la misma que se transmite por la radio convencional y por lo tanto tiene un perfil cultural.

Otro camino que la radio ha encontrado, es el uso de Internet, donde no sólo se transmiten algunas de las estaciones de Amplitud y Frecuencia Modulada, sino que han surgido programas de radio bajo las características de este medio de comunicación, pero su perfil es en la mayoría de los casos comercial.

Conclusiones
Las nuevas concepciones del mundo y el individuo, acompañadas por el desarrollo y avance de tecnologías en los medios de comunicación, plantean una urgente necesidad: consolidar un modelo de radiodifusión educativa a la altura de las demandas de un auditorio diverso.

A lo largo de la historia de la radio, han sufrido diversos cambios y han aumentado en número las emisoras de los dos cuadrantes que la conforman y como resultado hoy encontramos 58 estaciones en la Zona Metropolitana y Ciudad de México, las cuales ofrecen una gama muy variada de contenidos, a pesar de ello, la mayoría de éstas, tiene un perfil comercial, que representa el 88 % y sólo el 12% tiene un perfil cultural.

Una vez hecha la descripción de la radio en México y de definir la Comunicación Educativa y la Radio Educativa, se concluye que actualmente no existe Radio Educativa, es decir, en este medio masivo de comunicación, no se genera Comunicación Educativa bajo los principios aquí planteados, si bien, se hace radio con la intención manifiesta de educar y de instruir. Bajo la óptica que aquí se propone, esta manera de hacer “radio educativa o instructiva”, es reconocida como radio cultural en lo que respecta a sus contenidos; en cuanto a su representatividad, está muy por debajo de la radio comercial, ya que esta última representa el 88% de emisoras en ambos cuadrantes.

La radio comercial en general, no tiene ninguna intención de enseñar o instruir, simplemente busca entretener al radioescucha y su fin e último es la ganancia monetaria. Las estaciones de tipo cultural tienen por objeto instruir a la audiencia, sin que el fin lucrativo se el de mayor preponderancia; sin embargo, hay que aclarar que no alcanzan el estatus de radio educativa, puesto que sus programas no están producidos a partir de un plan de estudios oficial, validado previamente.

Si bien, en un primer momento, diferentes planes educativos vieron en la radio el medio o instrumento idóneo de enseñanza y se comenzaron a realizar programas de Comunicación Educativa basados en un currículum, principalmente por parte del INEA y del Fondo Cultural y Educativo, sólo funcionaron por un corto tiempo y actualmente ninguno de estos proyectos sigue en marcha. Después de estos programas educativos no se ha realizado ningún otro con características similares. Esto se debe en gran medida, no sólo a los cambios sociales, culturales y tecnológicos, sino también, a las diferentes políticas educativas que cada gobierno ha adoptado, ya que en cada sexenio se incorporan nuevos planes de educación, lo que impide la continuidad y la articulación sólida de éstos y por lo tanto las mejoras en el sistema educativo son dispersas y fallidas.

Recomendaciones
El Estado debe analizar los planes educativos y a partir de esto elaborar propuestas que se integren de manera continua, para tener mejores resultados y disminuir el rezago educativo que el país enfrenta.

Resulta conveniente que las instituciones educativas creen nuevos espacios y programas en donde se tomen en cuenta a personas que no reciben una educación formal.

Las instituciones educativas deben desarrollar programas para que los alumnos utilicen recursos diversos para el aprendizaje, como programas radiofónicos con contenidos curriculares.

Es necesaria la incorporación de la radio convencional a las nuevas tecnologías como Internet, para explotar los recursos que éstas ofrecen: llegar a cualquier parte del mundo, reforzar la intención educativa vía satélite, entre otros.

Debe rescatarse el nivel de comunicabilidad de la radio a través de su uso educativo. Si bien no un retorno inmediato, si aquél que tenga como fin la participación de ambos polos en el mismo proceso comunicacional, en un mismo sentido social y humano, y no aquél en donde los medios son sólo transmisores de una serie de datos formados.

No debe dejarse de lado ningún requerimiento educativo para que se legitime la Comunicación Educativa por los medios masivos de comunicación, en este caso la radio.


Referencias:

Figueroa, R. (1996). ¡Qué onda con la radio!, México: Alhambra Mexicana.
Martín, S. et al.(1993). Teoría de la Comunicación. 1. Epistemología y análisis de la referencia. (3ª.ed.). México: Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán.
Moragas, S. (1985). Sociología de la Comunicación. Barcelona: Gustavo Gili.
Peppino, B. (1991). Radiodifusión Educativa. México: Gernika-UAM Azcapotzalco.
Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, disponible en <http://www.cirt.com.mx/crecimiento_am.html>. (20 de septiembre de 2003).
Radio Educativa, Red Edusat. (2003), disponible en <http://dgtve.sep.gob.mx/tve/red_edusat/radio/in_radio.htm>. (21 de septiembre de 2003).
Torres Lima Héctor Jesús. (1998), Caracterización de la comunicación educativa (segunda parte) la comunicación educativa como práctica social, Ensayos de Comunicación Educativa II número 3, volumen 1, época 1, año 2.


Carolina Arteaga Romero 
César Amed Martínez Hernández 
Nayhely Raquel Medel Hernández 
Héctor Israel Piña Camacho 
Beatriz Soto Godínez

Estudiantes de la Licenciatura en Comunicación. UNAM- ENEP Acatlán, Estado de México, México

FUENTe

 


Comentarios