La constante preocupación por consumir  productos que no impacten de manera negativa el planeta, miles de empresas están integrando estrategias de sustentabilidad. Algunas empresas como Kimberly Clark,  Pepsico  , Femsa, Hewlet Packard, Grupo Bimbo, Waltmart de México y Unilever, son consideradas  empresas verdes  por poseer filosofía para emplear de forma más eficiente los recursos y lograr un mejor desempeño.

La sustentabilidad se refiere a la administracion que es eficiente  y racional de los recursos para mejorar el bienestar de la población sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras. Por ello, muchos negocios han cambiado sus procesos e implementado tecnología que las ha definido como “empresas verdes”.

Se pensaría que sólo las grandes empresas pueden acceder a este título, pero la realidad es que una PYME también puede unirse como empresa sustentable e impulsar la disminución del impacto negativo que tiene dicho negocio sobre el planeta y así reducir la cantidad de dióxido de carbono que se genera.

Las prácticas que realiza una empresa verde son:
-Apagar la luz cuando no se encuentren en el negocio.
-Utilizar focos ahorradores.
-Ocupar solamente el agua necesaria.
-Disminuir la impresión de documentos y correos electrónicos.
-Supervisar el funcionamiento de los aparatos de refrigeración, así como calentadores y aires acondicionados para reducir el consumo de energía.
 

 

Los Mercados Verdes son mercados de productos y servicios ambientalmente amigables y de aquellos derivados del aprovechamiento sostenible del medio ambiente. El comercio verde lo constituye un grupo de actuales y potenciales compradores de un bien o servicio, que responde a una preferencia o necesidad, en la cual se involucran aspectos ambientales que impulsan el crecimiento de este sector económico.

El Mercado Verde, aparece como una alternativa al mercado convencional, saturado de productos con ingredientes contaminantes que cada vez más van siendo de menor preferencia por los consumidores.

El número de seguidores de esta “corriente verde”, al igual que la demanda de productos pro-ambientales ha crecido. Generando un mayor interés por parte de las empresas para insertarse en este tipo de mercado y, así destinar, un gran porcentaje de sus utilidades a la investigación y creación de tecnologías que no sólo les generan una ventaja de competitividad frente a los productos normales, sino, además, les plantean reducciones en la adquisición de las materias primas que se utilizan en sus procesos de producción

 

 "Cuidemos el medio ambiente"

 

Referencia bibliográfica:

Rodriguez G.C. (2006). Empresas Socialmente Responsables y Mercado Verde Internacional. Pag 78

 

 


Comentarios