El adecuado uso de los patronímicos en México

Publicado el 30 de septiembre del 2017 a las 07:29:00 en la categoría Asómate a las leyes por Frida Rodríguez










Opción de utilizar un solo apellido

De acuerdo a los antecedentes que tenemos hasta ahora de la posición en la que podemos poner los apellidos o en la base en la cual hemos sido registrados, en la actualidad podemos modificar dicha estructura, ya que podemos tener la opción libre de elegir como podemos ser llamados.

Tomamos en cuenta un mecanismo que utilizamos sin ni siquiera investigar él porque de esta situación, es necesario llegar al fondo y tener en cuenta las posibilidades de cambiar nuestros apellidos o incluso para esto pueden influir factores dentro de la familia como por ejemplo una violación ya sea del padre o de la madre hacia los hijos y eso haga que los hijos repudien a los padres, el no reconocimiento de unos de los progenitores, ya sea el padre o la madre se va del hogar y no reconoce a su hijo como suyo el hijo (a) podría llegar a tener rencor y no querer que el progenitor de le sus apellidos.

Esta situación se está dando apenas en nuestro país mientras que en otros lugares del mundo no es necesario ni obligatorio utilizar el apellido del padre principalmente, esto ocurre por ejemplo en Portugal, el Código Civil establece que los hijos podrán usar los apellidos de sus dos padres o sólo de uno de ellos, decisión que pertenece únicamente a los padres. Pero en el caso de que no lleguen a un acuerdo, será un juez el que determine cuáles serán los elegidos.

Francia sacó adelante en el año 2004 una ley según la cual las madres pasaban a poseer el derecho a poner su apellido a sus descendientes. A partir de entonces, los padres son los encargados de decidir los apellidos que llevarán y su orden.

 

Uno de los países en los que la tradición era la que marcaba este asunto era Italia. Desde siempre el nombre del marido era el que dominaba en toda la familia: tanto la mujer como en sus hijos. Pero fueron muchas las voces que saltaron porque la mujer quedaba en una situación de desigualdad y se empezaron a promover reformas del derecho de familia y fue la ministra de la Familia, Rosy Bindi, la que propuso el uso de los dos apellidos y que los padres eligieran el orden.

 

En Alemania la ley de 1993 determinan que los padres elijan sólo un apellido para sus hijos ya que no se permiten los apellidos dobles.

 

Tesis: VII.2o.C.54 C (10a.)Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Décima Época2004398 1 de 4Tribunales Colegiados de CircuitoLibro XXIV, Septiembre de 2013, Tomo 3Pag. 2454Tesis Aislada(Civil)
 

CAMBIO DE NOMBRE. LA POSIBILIDAD DE MUDARLO A QUE SE REFIERE LA FRACCIÓN II DEL ARTÍCULO 61 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL ESTADO DE VERACRUZ, INCLUYE LOS APELLIDOS SIEMPRE Y CUANDO NO IMPLIQUE ALTERAR LAS RELACIONES DE PARENTESCO QUE DETERMINAN LA FILIACIÓN.

Del artículo 29 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, acorde con el nuevo marco constitucional y atendiendo al principio pro persona, en relación con el diverso numeral 61, fracción II, del Código Civil para el Estado de Veracruz, que prevé la procedencia del cambio de nombre cuando una persona voluntariamente decida mudarlo, debe interpretarse en el sentido de que tal prerrogativa abarca tanto al nombre propio como a los apellidos, siempre y cuando no implique alterar las relaciones de parentesco que determinan la filiación, lo que no sucede cuando la variación del apellido no implica mutación en aquélla, al no sufrir alteración alguna el nombre de la madre o del padre.SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SÉPTIMO CIRCUITO.

Amparo en revisión 84/2013. Gerardo Antonio Zepahua Hernández. 9 de mayo de 2013. Unanimidad de votos. Ponente: Ezequiel Neri Osorio. Secretario: Eduardo Castillo Robles.

 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Registrar a los recién nacidos con el apellido paterno primero y el materno después “es un prejuicio que discrimina y disminuye el rol de la mujer en el ámbito familiar”, determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Por ello, la Primera Sala declaró inconstitucional el artículo 58 del Código Civil capitalino y ordenó que se deben expedir actas de nacimiento con el orden de apellidos que los padres del menor decidan.

 

La medida aplica únicamente para la pareja que promovió un amparo el año pasado con el fin de cambiar el orden de los apellidos de sus hijas. No obstante, sienta precedente para futuros casos similares.

En la sesión de este martes, los magistrados resolvieron el amparo en revisión 208/2016 que, a propuesta del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, estableció que la decisión de los padres de elegir el orden de los apellidos de sus hijos se tutela por el derecho al nombre, en relación con el derecho a la vida privada y familiar.

De acuerdo con la decisión de los magistrados, el propósito de la norma es garantizar seguridad jurídica en las relaciones familiares. No obstante, al hacer la norma los legisladores escogieron un orden que privilegia la posición del padre en la familia, pero limita injustificadamente el derecho de los padres a elegir libremente el nombre de sus hijos.

“El orden y uso de los apellidos ha denotado una posición de poder y estatus… puede sostenerse que el privilegiar el apellido paterno persigue mantener concepciones y prácticas discriminatorias en contra de la mujer”, según el fallo.

En la exposición, los estudiosos aseguraron que la práctica de poner el apellido paterno primero que el materno se basa en el trasfondo histórico de que el padre es el jefe y portador del apellido de la familia.

Sin embargo, aclararon que estos “prejuicios” tienen el fin de perpetuar la situación de superioridad del hombre en las relaciones familiares. Entonces, a partir de este fallo, ambos padres podrán decidir el orden de los apellidos de sus descendientes.

La discusión que se dio este miércoles en la Primera Sala de la SCJN, se originó el año pasado por la negación de un juez del Registro Civil de la Ciudad de México a una pareja que quiso registrar a sus hijas con el apellido de su madre primero y el de su padre después.

La pareja promovió un amparo contra los actos del juez y el artículo 58 del Código Civil capitalino. Un juez de Distrito les concedió el amparo, en tanto que las autoridades responsables interpusieron recursos de revisión del caso.

No obstante, los ministros de la Corte determinaron que la pareja tiene la razón.

- PROCESO

Atendiendo a todos los argumentos realizado es ya una realidad  que podamos legislar con el uso de los patronímicos tal como lo hacen otros países en el mundo.

El mundo, para mejorar el estado de derecho en esa rama en nuestro país.


Comentarios