PROBLEMÁTICA DEL TESTIGO PROTEGIDO EN MEXICO

Publicado el 02 de octubre del 2017 a las 16:29:24 en la categoría Asómate a las leyes por Andrea Jimenez Hermandez










El testimonio es un instrumento legalizado en que se da fe de un hecho, y representa “el más fácil y más común de los medios de prueba desde que existen los hombres y desde que tienen pretensión de hacer justicia.

La figura de los testigos protegidos en México data en 1996 surgiendo por la delincuencia organizada que en esos años era el apogeo en el país mexicano, por ello surge una ley denominada LEY FEDERAL PARA LA PROTECCIÓN A PERSONAS QUE INTERVIENEN EN EL PROCEDIMIENTO PENAL en su artículo 2 capitulo IX establece como Persona Protegida: Todo aquel individuo que pueda verse en situación de riesgo o peligro por su intervención en un procedimiento penal.

                                                                                                 (URIBE  2011, P, 22)

Los testigos protegidos o testigos colaboradores en México cambian de identidad como forma de protección contra posibles represalias, pues aportan pruebas y testimonios en juicios contra la delincuencia organizada.

La Organización de las Naciones Unidas publicó hace dos años un Manual de buenas prácticas, para la protección de los testigos en las actuaciones penales que guarden relación con la delincuencia organizada que sirva de base para sus legislaciones.

Se considerarán a las personas ligadas con vínculos de parentesco o afectivos con el testigo, víctima, ofendido o servidores públicos, que se vean en situación de riesgo o peligro por las actividades de aquellos en el proceso.

En México ser testigo protegido es un sinónimo de “salvación, aunque los testigos protegidos no aportan demasiado y ante la posibilidad de ver reducida o anulada una pena que puede ser de muchos años de prisión, están dispuestos a decir lo que sea.

Es por ello que se necesita una valoración necesaria al testimonio del ¨testigo protegido¨

tiene que ver con puntos de vista objetivos y subjetivos intervinientes, como el tiempo de observación, perspectiva, iluminación del momento en que ocurre el hecho, atención, emoción, integridad cerebral (heridas, embriaguez, etc.) 

cabe destacar que, los testigos protegidos corren un riesgo grave ya que en diversos casos después de ser testigos, deciden retirarse del lugar conocido, ya que corren el riesgo de que se descubra su identidad ha tenido que salir de los lugares en donde tenían su residencia ya que en la mayoría de los casos no se cumplen con las medidas preventivas necesarias para la protección a estos.


Comentarios