Maternidad en los centros penitenciarios de México. Propuesta de reforma

Publicado el 07 de octubre del 2017 a las 06:20:15 en la categoría Asómate a las leyes por Sandyvel Sanchez Mtz










La problemática de separar a los niños a una edad temprana de sus madres.

Actualmente la maternidad en los centros penitenciarios es un problema en nuestro país, enfocándonos principalmente en los menores de edad que son separados de sus madres a una edad temprana, esto es algo sumamente contraproducente, pues se ha comprobado que el separarlos de sus madres les afecta de tal manera que pueden tener problemas psicológicos, con la ley o personales a lo largo de su vida.

Ahora bien, es en la Ley Nacional de Ejecución Penal en sus artículos 10 y 36, los cuales en su fracción VI y I respectivamente determinan que la edad para que los niños acompañen a sus madres en situación de reclusión es de 3 años máximo,  después de esta edad los menores tendrán que ser llevados con sus familiares o, en su caso, a una casa hogar; esto es contraproducente, pues al ser separado el niño de su madre a tan temprana edad realmente no se sabe lo que será de él o a cargo de quien quedará, pues si la madre no tiene más familia con quien dejarlo tendrá que ser llevado a una casa hogar o a cualquier otro lugar, en donde quizá pasará una parte de su vida y después saldrá de ahí para pasar de lugar en lugar buscando una forma de sobrevivir;  un infante no puede ser separado de su madre a tan temprana edad pues un niño necesita de los cuidados y atención de su madre  para que le devuelva el equilibrio perdido cada vez que entra en estrés, es decir, cada vez que el niño tenga hambre, sed, miedo, pena, angustia, ansiedades, dolores, enfermedades, etc.

La investigación ha demostrado que cuando a los bebés y a los niños pequeños no se les permite desarrollar un apego seguro a la persona que cotidianamente cuida de ellos, es decir, su madre, pueden sentir eso como algo traumático. Algunos niños comienzan a tartamudear y otros tienen problemas de aprendizaje, o a veces muchos ya no tienen oportunidad de acudir a escuelas por no contar con el apoyo de nadie. Esos efectos pueden continuar durante todo el ciclo de la vida de estos niños. Los adolescentes pueden tener problemas con la autoridad, la delincuencia, sufrir déficits de atención, ser tímidos, depresivos o explosivos, entre otras cosas. Cuando se conviertan en adultos, esos individuos podrían tener una variedad de problemas que interferirán con su capacidad de mantener relaciones de pareja y laborales estables y duraderas;

En cambio, Los niños que crecen sintiéndose seguros de su relación primaria, es decir, aquella que entablan con su madre, tendrán un desarrollo emocional normal. Estarán equipados para manejar constructivamente la mayoría de los traumas que podrían aparecer, ya sea durante la infancia o después. Según las palabras del neuropsicólogo Allan Schore (2002) “la seguridad que brinda el lazo del apego es la principal defensa contra la psicopatología inducida por traumas”.

Concluyendo con el articulo, se hace mencion que es debido a este prolema presentado, que se hace necesario realizar una reforma a los artículos 10 y 36 de la ley Nacional de ejecución penal para que se determine una edad más alta para que los niños puedan seguir con su madre dentro de estos centros penitenciarios, obviamente, con todas las atenciones que requeriran para tener una vida digna dentro de estos lugares.

 

BIBLIOGRAFIA

Ley Nacional de Ejecución Penal

Convergencia. Revista de ciencias sociales


Comentarios