El hombre desde sus primeros días como habitante del planeta se ha sentido intrigado por la diversidad de especies que le rodean, desde que fue capaz de razonar y observar el entorno, no solo como un suministro de alimento. Pero a lo largo de su existencia se ha adentrado a estudiarlo y a alterarlo sintiéndose incapaz de entenderlo creyéndose el centro de todo, esto a partir de la aparición de religiones caóticas y monoteístas, reduciendo la diversidad a la voluntad de un solo dios que concibió todo lo que conocemos con el fin de crear el entorno adecuado para satisfacer las necesidades de la estrella de la creación: el ser humano.

            Basta con dar un paseo por una montaña o zona que no haya sido alterada por el ser humano para poder observar los miles de especies de plantas que nos rodean, la paz que nos ofrece el bosque o los cantos de las aves, un contacto más detallado revelaría los centenares de insectos saliendo de la maleza así como los rastros de algunas especies de mamíferos, o el aroma de las flores. La idea de la extinción de especies, contaminación, pérdida de biodiversidad, calentamiento global, deforestación, y más temas de los que somos participes a diario, de las cuales las sociedades actualmente hablan para la preservación del medio ambiente, la cual aparece como prioridad en la mayor parte de programas educativos, y como “ideales” de partidos políticos, aunque no suceda lo mismo con su puesta en práctica.

            La SEMARNAT, (2015) define la educación ambiental como un constituyente de un nuevo enfoque pedagógico que se define como un proceso que forma al individuo para desempeñar un papel crítico en la sociedad, con objeto de establecer una relación armónica con la naturaleza, brindándole elementos que le permitan analizar la problemática ambiental actual y conocer el papel que juega en la transformación de la sociedad, a fin de alcanzar mejores condiciones de vida. Asimismo, es un proceso de formación de actitudes y valores para el compromiso social. Por esto y muchos motivos se crea la educación ambiental la cual enseña a las personas a ser partícipes de métodos educativos con los cuales se generan todos estos elementos los cuales se orientan a la enseñanza de la coexistencia del medio ambiente con el ser humano donde los seres pueden adaptarse al medio sin dañarlo y se logre reducir lo más que se pueda el impacto ambiental.

            Educar ambientalmente es sumamente importante ya que es un elemento fundamental de la educación que conecta directamente a los alumnos con las diferentes formas de vida en el planeta, también es una manera de relacionar directamente la practica entre la ley natural y las leyes humanas y establecer las contradicciones y consecuencias que produce el violar las leyes naturales. Otro punto importante es que exista un tipo de educación que realce el debate de lo que constituye del bien público y privado en la sociedad ya que este proceso hace una contribución al crear bienestar, cambio tecnológico, organizar adecuadamente las ciudades, las políticas económicas y genere  un control ante el despilfarro del consumismo que nos atrapa actualmente lo cual es otro punto importante ya que gracias a la obsolescencia programada nos vemos inmiscuidos en un mundo de consumismo compulsivo el cual programa un tiempo útil de vida para que tengamos que volver a comprar cuando este pase de moda o “deje de funcionar”.

La educación ambiental es una forma de establecer una jerarquía entre los diferentes objetivos de desarrollo económico y social donde la sustentabilidad representa un objetivo superior al crecimiento, para que así también se pueda evitar más crecimiento poblacional. También da un enfoque incluyente de las personas, como también de todas las formas de vida que existen en el planeta, somos uno; esto permite reconocer aquellos impactos que van más allá de un modelo fundamentalmente homocéntrico. Esta es una forma de pensar que está fuertemente influenciada por valores colectivos como: ecología, interdependencia, solidaridad, equidad, justicia y otros, el cual representa un paso más adelante que sólo considerar los valores materialistas e individualistas. Esta es una forma de crear lo que podríamos llamar el “ciudadano ambiental”, consciente de su entorno ecológico y medioambiental. También, permite la creación del “ciudadano global”, quien tiene la habilidad de convertirse en el otro sin perder su propia identidad.

Es un insumo que facilita y comparte sinergias en el aprendizaje de las ciencias básicas es decir, con ejemplos prácticos, aplicación de la teoría, investigaciones, creación de proyectos, etc. Esto se produce a través de la relevancia que adquiere la vida cotidiana en el quehacer ambiental.

Es también una manera de integrar conocimiento, y lograr formas de pensamiento superiores en relación a la vida, a la interdependencia entre todos los seres vivientes, y a considerar a la humanidad como un ente colectivo el cual es consiente que al hacer daño no solo es así mismo, sino a toda la humanidad y que sus acciones provocan un efecto mariposa, lo cual hace que la educación ambiental sea una poderosa herramienta que formara ciudadanos activos e integrados en la sociedad, que están abiertos al desarrollo comunitario, y están conscientes de como forjar un  verdadero futuro común, para intensificar y mejorar la responsabilidad cívica de cada habitante del país, incluyendo la conservación y el manejo adecuado de los recursos naturales y todo lo que nos provee el medioambiente.

Por lo tanto, la educación ambiental es una fuerza para aumentar la creatividad de las personas en torno a temas que les aquejan directamente, junto con desarrollar fuertes compromisos con su realidad y la de los otros, lo cual hace que esta sea una base estratégica de alfabetización ambiental, muy necesaria en nuestro país y el mundo entero.

SEMARNAT. (2015). Dirección General de Estadística e Información Ambiental. Recuperado el Junio de 2016, de http://dgeiawf.semarnat.gob.mx:8080/ibi_apps/WFServlet?IBIF_ex=D1_R_EAMBIENT01_01&IBIC_user=dgeia_mce&IBIC_pass=dgeia_mce

           

Gabriela Silva Hernández

 

 

 

Gabriela Silvestre 

Sígueme en:

https://www.instagram.com/yggdrasilz/

https://twitter.com/yggdrasilzg/media

https://www.facebook.com/gabrielasilvahernandezy


Comentarios