Imagen tomada de RTVE

 

La fotografía de un rinoceronte negro al que han asesinado para llevarse su cuerno ha sido la ganadora en la edición de 2017 del certamen Wildlife Photographer of the Year. Lleva por título Memorial a una especie, y fue tomada por Brent Stirton, en el parque Hluhluwe Imfolozi de Sudáfrica. La imagen forma parte de un trabajo de investigación sobre el comercio ilegal de cuernos de rinocerontes, que suele tener el punto de origen en África y su principal mercado en países asiáticos como Vietnam o China, donde existe la falsa creencia de que poseen propiedades milagrosas.

A finales de 2015, el censo de rinocerontes negros era de algo más de 5.000 individuos; mientras que el de los blancos superaba los 20.000, de los que el 70%-80% se localizaba en Sudáfrica, que es el país donde actualmente se producen las mayores matanzas de este mamífero.Unas cifras que desde entonces casi con total seguridad han descendido debido a la caza furtiva.


Comentarios