El joven científico.

Publicado el 13 de noviembre del 2017 a las 04:11:52 en la categoría Reflexiones en el Blog por Alejandro Blanno










 

En el año 1892 un señor de unos 70 años viajaba en tren junto a un joven que leía un libro de ciencias.

Aquel señor mayor - también leía un libro que ocultaba bajo una portada negra.

El jovencito curioso no paro de mirar hasta descubrir que era la Biblia el libro que su acompañante de viaje leía.

Para más señas, el Evangelio de San Marcos era la parte por la que se encontraba abierta y que el anciano consultaba en aquella Biblia.

El chico, ante tal descubrimiento miro al viejo y sin más le dijo:

- Señor, ¿de verdad usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?

- Sí, pero no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?

- Claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión.

Únicamente las personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros científicos dicen de todo eso.

- Y... ¿cree usted que es eso lo que los científicos dicen sobre la Biblia?

El joven contesto:

- Como voy a bajar en la próxima estación, no tengo más tiempo para explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección, para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia para que pueda constatar usted mismo mi decir.

El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho.

El joven descuidadamente la guardó en su bolsa de solapa, despidiéndose con un apretón de manos  y se bajó del tren.

Una vez que estuvo en su domicilio, el impetuoso joven se dio el tiempo de leer la tarjeta del viejo, dispuesto a mandarle la información que le había prometido.

Sin embargo cuando éste leyó lo que allí decía, se quedó cabizbajo y meditando sobre su impertinencia e inexperta predisposición…

En la tarjeta de un fino papel se leía:

Profesor Doctor Louis Pasteur

Director General del Instituto de Investigaciones Científicas Universidad Nacional de Francia.

Miembro de las ilustres instituciones: Sociedad de filosofía de París, Sociedad Filosófica Estadounidense,    Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos,    Real Academia de las Ciencias de Suecia,     Academia de Ciencias de Hungría,    Real Academia de Artes y Ciencias de los Países Bajos,    Academia de Ciencias de Francia,    Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias,    Academia de Ciencias de Rusia y de la Academia de las Artes y de las Ciencias de Serbia.

 

“Un poco de Ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima.”

Dr. Louis Pasteur

 

Moraleja: En ocasiones el mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser inexperto frente a un inexperto que aparenta ser inteligente

 

Referencia: http://www.erroreshistoricos.com/curiosidades-historicas/1748-el-profesor-louis-pasteur-la-biblia-y-el-joven-curioso.html Consultado el 1 de Noviembre de 2017.


Comentarios