Construyendo comunidades sustentables Humedales artificiales

Publicado el 02 de febrero del 2018 a las 08:07:47 en la categoría CREA UniVO por Ramón Aragón Mladosich










Hasta purificando aguas residuales, las plantas muestran su nobleza. No solo en las funciones obvias como lo son el proporcionarnos alimentos, conservar las fuentes de agua, darnos oxígeno, absorber el CO2 y embellecer nuestros espacios, las plantas son nuestras grandes aliadas, hay que añadir a esta lista una función más, y es la de servir de filtros verdes.

ENVIADO POR: EVELYN PALLOTA.BIÓLOGA. ECÓLOGA. ANALISTA AMBIENTAL. 



Construyendo comunidades sustentables Humedales artificiales

Hoy día se ha desarrollado una tecnología que se conoce como filtros verdes o humedales artificiales, construidos por el hombre, que consisten en ecosistemas desarrollados en una suerte de grandes  piscinas alimentadas por aguas residuales, donde se siembran distintas especies vegetales. La particularidad de esta combinación es  que las plantas usadas tienen la capacidad biológica de depurar contaminantes de aguas y a su vez generar productos que pueden ser comercializados para distintos usos. A su vez, esta agua que en principio era residual es depurada a través de distintos procesos físico-químicos y biológicos pasando a ser un agua de mejor calidad que dependiendo de su análisis puede ser reutilizada en una variedad de otros procesos.

Historia

La tecnología de los humedales artificiales data desde hace casi siete décadas gracias a Siedel quien la propuso, y se aplicó posteriormente en Alemania, años más tarde para tratar aguas servidas municipales, de la industria textilera, de la industria cervecera y de productos lácteos sin gasto de energía eléctrica. Posteriormente la tecnología se usó para el tratamiento de pozos sépticos y lagunas de estabilización.

En verdad estamos hablando de una tecnología que se pensó hace muchos años pero que su uso en la actualidad resuelve problemas en el norte de Europa y Latinoamérica, y vendría a resolver un problema cotidiano presente en muchas de nuestras área ocupadas bien en zonas rurales, semi rurales y hasta en algunas urbanas.

Las amigas purificadoras

Varias son las especies de plantas empleadas en esta tecnología, los conocidos juncos (Joncus sp), las aves de paraíso (Stretlizia sp), la caña (Phragmites sp), la enea (Typha), un tipo de bambú (Guadua angustifolia), el capacho (Canna indica) son algunas de ellas.

Experiencias realizadas en Colombia, para dar un ejemplo cercano, demuestran que humedales artificiales de bambú (Gadua angusifolia) remueven 62% del nitrógeno de las aguas servidas, bacterias coliformes fecales y totales, y mejoran las características organolépticas.

 

¿Cómo funciona?

Normalmente las aguas servidas que se vierten a los ríos y otros medios acuáticos tienen materia orgánica entre otros elementos. Los propios cuerpos de agua tienen una capacidad de depuración limitada, es decir, un rango de tolerancia entre el cual los microorganismos naturales la procesan o se precipita hacia el fondo, restituyéndose la claridad del agua. Ahora bien, surge generalmente el problema cuando el contenido no deseado de las aguas servidas sobrepasa la capacidad de depuración de los cuerpos de agua, más bien concentrándose en ellos, contaminándolos y limitando así su uso. Este caso es muy frecuente haciendo imprescindible su saneamiento.

En el caso de los humedales artificiales, la especie de piscina que los contiene puede poseer una mezcla de grava con arena o no, pasando las aguas servidas en el primero de los casos por debajo de éstas y en el segundo de los casos conforman un espejo de agua. Bajo la acción de las plantas y microorganismos el agua se purifica saliendo del sistema con una mejor calidad.

La unidad aquí descrita se conecta a otra similar, y a otra y a otra, formando un sistema de de esas piscinas descritas de acuerdo a los requerimientos de cada situación en particular.

Ventajas

Dentro de las ventajas que se argumentan para el uso de los filtros verdes o humedales artificiales sus usuarios destacan que tanto los costos de construcción como los de mantenimiento son bajos, no se usa energía eléctrica y son mínimos los gastos tanto de operación como de tiempo invertido en su mantenimiento, son sencillos de operar y facilitan el reciclaje y la reutilización de agua, factor muy apreciado cuando sabemos que las actividades humanas generan un alto porcentaje de aguas servidas y que éstas contaminan no solo los cuerpos de agua, sino los suelos y la atmósfera cuando no se tratan impactando también la biodiversidad y con ella la propia subsistencia de las comunidades. En el área estética también aportan ventajas ya que añaden valor paisajístico a los espacios donde se les construye. 

Valor añadido

Como valor añadido al uso de este tipo de humedales tenemos la posibilidad de crear micro industrias asociadas al tipo de plantas que en ellos se use, así plantas florales creciendo en ellos luego de rendir sus flores éstas se pueden comercializar y el producto de su venta permite autofinanciar el humedal y generar excedentes que pueden paliar algún otra necesidad de la comunidad. Este es el caso cuando se usan plantas de aves de paraíso como planta purificadora.

También es el caso del bambú, especie leñosa de rápido crecimiento, que en países como Colombia representa toda una cultura socio productiva usándose como material de construcción, muy apreciado por sus propiedad físico-mecánicas, de regulación térmica y acústica, y resistencia natural al ataque de insectos, por lo tanto es susceptible de emplearse como insumo para construir casas, cercas, techos, muebles, entre otros en la propia comunidad, o para su comercialización y venta como material de construcción. Esta planta contribuyó en el vecino país a agilizar y consolidar el proceso de ocupación del territorio de la hoya geográfica del Cauca conformándose las ya ciudades como Medellín, Cali, Pereira, Manizales y Armenia.

El uso de los humedales artificiales es un claro ejemplo de empleo de soluciones sustentables que además de promover la conservación y mejora del hábitat dan respuestas productivas a las comunidades.

FUENTe

 


Comentarios