Volviendo a los inicios: Contla

Publicado el 07 de julio del 2016 a las 00:00:00 en la categoría Reflexiones en el Blog por Nancy Perez Cruz










Y un día decides volver a donde todo comenzó, la primera vez, todos éramos unos completos desconocidos rodando con un grupo de ciclistas de Orizaba, llegar a Santa Ana, Atzacan, Ver. Fue un logro, no tenía idea que venía lo peor (por llamarlo de alguna forma), primero un trepón de terracería después del puente, por supuesto, lo hice caminando, después, una recta interminable, siguiente puente, inicia el ascenso, un camino completo de terracería con los surcos que se forman por el correr del agua, rodar para mí era imposible, apenas podía caminar y empujar mi bicicleta, sentía que el corazón se me iba a salir del esfuerzo, no sé cómo lo hice, ¡llegue!, solo sé que fui la última de todo el grupo, retardada, decían.

La cima simplemente espectacular, se podía ver el valle y la zona de las altas montañas en todo su esplendor, no podía faltar la foto del recuerdo con mi cámara Sony, de repente alguien se acercó y se tomó la foto conmigo (No la encuentro, pero, fue muy especial,  quedó grabada en el corazón), no hubo tiempo de más, ya todos se preparaban para el descenso, ¡oh sorpresa!, no sabía bajar, otra vez caminando y al final. Pero, las cosas siempre pasan por algo, me tocó ver a un ciclista extremo derrapar en una curva y hacerse una herida considerable, le atendieron otros compañeros, adelante, me tocó auxiliar a un ciclista adolescente e inconsciente por no llevar casco, se abrió la cabeza, no paraba de sangrar, mi aventura terminó en el hospital civil de Río Blanco apoyando al herido.

En esta ocasión regreso a Contla después de casi tres años de rodar, sola y al pasito 1,2, suave, ¡logré subir! Disfrutando cada pedaleada y cada gota de sudor, del aire fresco, del olor a pino, del canto de los pájaros, de la compañía de un perro perdido de color blanco con manchas cafés, mi mayor premio, ver una ardilla cruzar el asfalto justo antes del mirador, había llegado a mi meta sin mayor problema.

“No importa la lentitud con la que avances, siempre y cuando no te detengas” Confucio,

No importa lo difícil del camino, continúa, todo vale la pena…Siempre.

Nancy Perez Cruz

 


Comentarios