Mi experiencia con hormigas y la Ciencia

Publicado el 11 de marzo del 2018 a las 10:10:33 en la categoría Amigos por Yoselyn Rodriguez










Mi primera investigación en el área de las ciencias biológicas fue con hormigas, específicamente con la pequeña hormiga de fuego, Wasmannia auropunctata.  Estas hormigas son características por su "fuerte" picar, su peculiar tamaño y color.

¿Ven la imagen? ¿Ven la hormiga? Imagínense ustedes, escoger una de ellas con los dedos sin lastimarlas y con un pequeño pincel, pintar el abdomen para poder identificarlas en los experimentos. ¿Divertido, no?

Los años 2010 al 2013 fueron de mucho aprendizaje, puesto que brinde apoyo en diferentes experimentos de temas relacionados a la conducta animal, agresividad, conducta defensiva, crecimiento, desarrollo y reproducción.  Mi experimiento estaba dirigido en estudiar la conducta de reproducción de las reinas y los zánganos de esta especie.  Lo interesante del caso es; Las reinas tienen alas pero no presentan vuelo o al menos eso era lo que se ha creido por muchos años.  Hasta el momento no existe un artículo científico que pruebe lo contrario. Quizas mi opinión, en este momento, al no ser empírica tampoco sea tomada para presentar algún cambio sustancial.  Según uno de mis mentores, [que más influyó en mi] Tugrul Giray, soy una persona bien (altamente) observadora en el campo científico y de eso no tengo la menor duda. 

Nuestra pregunta en el experimento era sustancial, ya que la hormiga al ser una especie invasora, ¿Cómo era tan exitosa si no presentaba vuelo? ¿Cómo podría esparcir sus ferormonas para atraer al macho? ¿Vuelo nupcial? entre otras...

 

¡Miren el tamaño de esa reina!

 

Recuerdo estar sentada de expectadora en un Simposio en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Rio Piedras y ver/escuchar a mi primer mentor Bert Rivera-Marchand, decir al público que las hormigas reinas de la especie Wasmannia auropunctata presentan vuelo... ¡¿Qué presentan qué?! Exclamó un espectador.  Recuerdo que mi mentor me miró como indicando ¿Yoselyn, esto es cierto? De lejos asentí, afirmando que sí era cierto.  Expertos del área, después de años estudiando esta especie dudan de que la reina, en efecto presente vuelo.

Los experimentos para demostrar de que la reina presenta vuelo consistían en tres fases:

  1. Tabla de madera donde se inducía el insecto a volar.
  2. Tabla de madera con abanido donde se inducía el insecto a volar.
  3. Tirar el insecto de una altura promedio para observar el vuelo.

Típicamente estos experimentos eran realizados al medio día (12:00-12:30pm) en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, recinto de Bayamón (18.350269700, -66.182662500).  De manera breve, nuestros resultados demuestran que a esta hora del día ni la reina ni los zánganos presentan vuelo.  Fue fustrante al comienzo puesto que solo podía obtener una muestra de individuos en los meses de abril a junio.  Debido a esto, tenía que esperar a la temporada de reproducción para poder realizar mis experimentos.  Contestando algunas preguntas: las alas son artefactos vestigiales y no hay presencia de vuelo nupcial entre los individuos de esta especie. 

Ahora bien, el reto cada vez era mayor. ¿Cómo era posible el éxito de esta especie invasora? Decidí hacer el experimento a las tres de la tarde (15:00 horas) en el mismo lugar, en la entrada del humedal de la Universidad.  Los resultados fueron bastante similares, aunque me percate que mientras los machos se me escapaban en pequeños vuelos entre las hojas; las reinas se escondían del Sol entre los huecos de la tabla de madera.  Así que, los machos presentan vuelo mientras las reinas no, en una relación 1:0. Haz click en la gráfica.

Aunque con estas experimentaciones confirmabamos nuestra hipótesis, que aún no mencionó, en mi interior tenía fé de que las reinas volarán.  Error, puesto que la fé y la ciencia no mezclan.  

Sin embargo, decidimos realizar el experimento a las seis de la tarde (18:00 horas) en el mismo lugar, en la entrada del Humedal de la Universidad Interamericana.  Esta ocasión presento un reto debido a la falta de luz y a los insectos que tienen presencia nocturna.  Aunque no tuve depredadores para mis objetos de estudio, esta vez sí tuvimos resultados distintos.  Nuestra hipótesis trataba sobre la falta de capacidad de vuelo en las reinas de la especie Wasmannia auropunctata; sin embargo, esperabamos presencia de vuelo para los zánganos.

En una publicación que relice en Slide Share sobre la presentación que solía ofrecer durante mis años de estudios subgraduados, podrán observar que los resultados en las gráficas indican que las reinas no presentan capacidad de vuelo, mientras que los zánganos sí.  La limitación de capacidad de vuelo en las reinas era durante los periodos de tiempo entre la mañana (8:00 horas), medio día (12:00 horas) y tarde (15 horas).  Sin embargo, a las seis de la tarde (18 horas) las reinas presentarón capacidad de vuelo similar a la que observe con los machos.  Daban cortos vuelos sobre las hojas y, al igual que los machos se me escapaban a esa hora de la noche.

Así que, podemos resumir que la capacidad de vuelo que se observa en las reinas de la especie Wasmannia auropunctata se presenta en horas de la noche.  Me preguntarás sobre evidencia empírica y te contestaré que no la he de tener, puesto que la muestra no era representativa de la población.  Luego del año 2011 no hice más publicaciones ni investigaciones sobre este tipo de conducta porque mi enfoque se dirigió a trabajar con agresividad en abejas de miel en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Rio Piedras; dónde publique una investigación como estudiante subgraduada.

Luego de esta aventura quedan muchas personas por agradecer: Carlos Ortiz, Yarira Ortiz, Emily Diaz, Angel Rivera, Adriana Rosado, Luis Orlando, Rafael Fernandez, Bert Rivera-Marchand y Tugrul Giray.

| Si tienes duda sobre esta investigación me puedes conseguir en mi blog: http://rodriguezcruzy.com o en mi Twitter @rodriguezcruzy |


Comentarios