¿Qué es el modo imperativo?

Publicado el 19 de abril del 2018 a las 09:07:05 en la categoría Lee, habla y escribe por Darianne Alarcon Zamora










Recomendaciones a la hora de excribir, en tus clases o al expresarte...

Empezamos una nueva lección de unPROFESOR para que todo el mundo conozca qué es el modo imperativo con ejemplos para que, así, queden bien claras las especificaciones que podemos encontrar. Recuerda que en la lengua española encontramos tres modos, que son el modo indicativo, el modo subjuntivo y el modo imperativo. El primero se utiliza para indicar a personas y actos reales, ya sea en pasado, presente o futuro. Sin embargo, el segundo se usa por lo general para expresar deseos e hipótesis, mientras que el tercero, que aquí nos ocupa, es el utilizado para dar órdenes. Estos dos últimos pueden tener ciertas similitudes. Si deseas conocer más en profundidad este tema, no te pierdas cada detalle, porque ¡comenzamos!

El modo imperativo: definición fácil

Como es normal, hemos de comenzar la lección sabiendo con exactitud qué es el modo imperativo. En este caso, hablamos de un modo verbal que se usa para expresar órdenes, pero también mandatos, ruegos e incluso deseos.

Curiosamente, el imperativo no tiene sus propias formas, tan solo la segunda persona del singular y del plural las contienen, es decir, tú y vosotros. En todas las demás personas, siempre se utiliza el modo subjuntivo.

Veamos un ejemplo con un verbo regular en imperativo positivo y negativo:

  • Yo - pesco – no pesco.
  • Tú – pesca – no pesques.
  • Usted – pesque – no pesque.
  • Él – pesca – no pesca.
  • Nosotros – pescamos – no pescamos.
  • Vosotros – pescad – no pesquéis.
  • Ellos – pesquen – no pesquen.

Veamos también algunos usos y ejemplos con enunciados imperativos:

  • ¡Cálmate! Ya estás a punto de llegar.
  • Coge tus lápices y empieza a pintar ahora mismo.
  • ¡Calla! Este no es el momento de hablar de ese asunto.
  • ¡Sentaos ya! La clase está a punto de empezar.
  • ¡Silenciad a esa persona! Está molestando al resto del público.

Características del modo imperativo

Ya sabemos qué es el modo imperativo y hemos conocido varios ejemplos de sus usos más habituales. Pero todavía hay ciertas características que es importante conocer para tener claro cómo se utiliza este modo verbal:

  • Estas órdenes se han de manifestar cuando hay un emisor y un receptor que coinciden en el mismo tiempo presente. Es decir, que este aspecto temporal es importante, ya que no se pueden dar órdenes en tiempo pasado o futuro. ¡Siéntate ahora! - ¡Sube por esa escalera! - ¡Tómate el zumo, que va a perder todas sus vitaminas!
  • La conjugación imperativa busca un objetivo muy claro, producir cierta reacción en el receptor. Es decir, una persona está provocando que otra actúe de una manera determinada según sus intereses. ¡Paco, no hables tan alto! La persona que emite la frase tiene la intención de que Paco baje la voz y hable en un tono menos elevado.

Coincidencias entre el modo imperativo y subjuntivo

Como dijimos anteriormente, el modo imperativo y subjuntivo tienen ciertas similitudes. Una muy importante es que el imperativo únicamente conjuga la segunda persona del plural y singular, tal como hemos comentado. En las demás personas, coincide con el subjuntivo¡Subid por esas escaleras! Puede mostrar una orden, también podría estar implicando un deseo o necesidad.

También hay casos en que los verbos en subjuntivo se usan en oraciones imperativas. De hecho, hay tres casos principales:

  • Primera persona del plural: la primera persona del subjuntivo usa los verbos como imperativos, expresando ruegos o deseos. Volvamos al lugar del que vinimos – Caminemos un poco más rápido.
  • Para expresar ruegos amables, no órdenes: no se quiere expresar una orden con dureza, por lo que se usa este ruego amable que se conjuga en tercera persona del presente subjuntivo: Por favor, no eleve tanto la voz. Aunque tiene cierto carácter imperativo, se usa en forma de ruego.
  • Para expresar órdenes negativas: son órdenes negativas, es decir, cuando se busca que alguien deje de hacer algo, por ejemplo: No avances más por esa calle - No te acerques a ese lugar bajo ningún concepto.

Errores frecuentes en el uso del imperativo

Muchas personas tienden a caer en un error común en el modo imperativo, y es con el uso del infinitivo en lugar del verbo en el modo necesario, es decir, el imperativo. Por ejemplo, ¡Hablar más bajo! Este uso es incorrecto, ya que la forma adecuada de conjugar sería: ¡Hablad más bajo!

Es evidente el uso del carácter imperativo, pero la conjugación es importante. No obstante, en ocasiones sí se permite esta conjugación cuando nos referimos a carteles públicos, señales de tráfico, etc. Buen ejemplo de ello serían letreros habituales que solemos ver en hospitales, carreteras, etc., como: No pasar – No hablar.

No obstante, estas son circunstancias muy particulares que únicamente se permiten en estos casos, pero nunca para hablar o escribir en un contexto concreto.

FUENTe


Comentarios