Escuela Normal Veracruzana Enrique C.Rebsamen

Publicado el 08 de junio del 2018 a las 07:56:04 en la categoría Reflexiones en el Blog por Ada Karen Garces Lezama










Enrique Conrado Rébsamen Egloff (1857-1904), conocido como Enrique Rébsamen, fue un educador mexicano nacido en Suiza cuyas reformas educativas influyeron de manera decisiva en el sistema educativo actual de México.

Rébsamen fue el primogénito del matrimonio formado por Juan Ulrich Rébsamen, educador y director de la escuela normalista de esa localidad por 43 años y de Catalina Egloff, mujer de vasta instrucción, hija de un coronel y consejero gubernamental.  La formación principal de Rébsamen fue en el área de la pedagogía obteniendo diplomas de profesor de primaria y de profesor de escuelas secundarias. Además tuvo amplia preparación en comercio, en idiomas, en botánica, en geología y en paleontología. Desde su época de estudiante realizó aportaciones literarias que abarcaban diversos temas tanto científicos como culturales.

Al egresar desempeñó el puesto de director y jefe de profesores en la escuela recién fundada de la población de Lichtenfels en Alemania, durando cinco años y medio en este cargo. En ese tiempo desarrolló amistad con diversos intelectuales de la época. Uno de ellos, Carlos Von Gagern, de quien leyó el ensayo titulado “Quetzalcóatl” que lo impactó profundamente, tuvo gran influencia en la decisión de Rébsamen de viajar a México. Cuando Xalapa era ya reconocida culturalmente, y crecía a la mira de don Juan de la Luz Enríquez, se funda la Escuela Normal Veracruzana, institución que se destacó con tres nombres en su historia: Escuela Normal Primaria del Estado, Escuela Normal Veracruzana y Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”, denominación con que se le menciona a partir de 1929 y hasta la actualidad. El ilustrado Gobernador obsequió a la población, como regalo navideño, el primer colegio, cuna de profesores, intelectuales, políticos, científicos, maestros, entre otros varios matices en que el espíritu humano recrea el universo. Así el 1° de diciembre la capital veracruzana acepta con ánimo festivo el presente de don Juan de la Luz, quien ofrece esta primera Escuela en la vieja casona del Ex convento de San Ignacio.

“La Escuela Normal Veracruzana fue, tras el ensayo de la Academia Modelo  de Orizaba que dirigiera el ilustre maestro alemán Enrique Laubscher, la base de la Reforma Educativa en México”. Juntamente con el Colegio Preparatorio de Xalapa, que aventajaba en años a la academia pedagógica, ya que había sido fundado por don Antonio María de Rivera en 1843, Xalapa justifica su cercano pseudónimo “Atenas Veracruzana”. Tuvo trascendental importancia al permitir que se discutiera su recinto al momento histórico que conduciría a la Revolución Mexicana, así como la formación ideológica para proyectar las soluciones educativas en las difíciles circunstancias sociales. Seguramente, la ciudadanía xalapeña recordará que en varias décadas los dos principales centros de estudios medios, competían en diversas actividades, con la finalidad de sobresalir como el más avanzado; si bien esta “lid” no traspasaba los límites de la simpatía y la no simpatía, lo cierto fue también que resultó en utilidad al obligar al estudiantado a una superación intelectual constante. Tal “rivalidad” ha desaparecido con el tiempo y de la biografía institucional capitalina, por diversas razones, entre ellas la fundación de otros núcleos de enseñanza media y superior: el Seminario Conciliar y Tridentino de Veracruz, la Universidad Veracruzana, y otros colegios de bachilleres, entre varios que aparecerán más recientemente.

La Escuela Normal de Xalapa no será olvidada nunca por los xalapeños como un orgullo de avance científico, espiritual y pedagógico.


Comentarios