En la actualidad nosotros como sociedad nos caracterizamos por el uso que le damos a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, los avances que se han obtenido y la manera  en la que  relacionamos  todas nuestras  actividades construyendo así una globalización económica y cultural.

De alguna forma esto nos exige  como ciudadanos nuevas competencias personales, sociales y profesionales ya que estamos ante cambios continuos que tecnológicamente afectan en todos los ámbitos.

El impacto que está generando el uso de las herramientas TIC y el nuevo marco globalizado del mundo actual esta revolucionando  en todos los ámbitos sociales y especialmente en el mundo de la educación.

Por supuesto, los usos y potencialidades de las TIC están en constante evolución, en poco tiempo pasamos de una Web estática, en la que el usuario tenía un papel pasivo, de observador, a una Web dinámica, participativa y colaborativa, donde los usuarios se convierten en protagonistas activos, creando y compartiendo contenidos, opinando, participando y relacionándose en redes.

Como resultado de la influencia y de la interacción constante de estas tecnologías en la vida cotidiana, muchas personas pensamos y procesamos la información de manera absolutamente diferente a como lo hacíamos antes; incluso no somos conscientes de esos cambios.

Utilizamos el correo electrónico para las comunicaciones interpersonales, navegamos en sitios web, leemos, opinamos y escribimos en blogs, blogs y micro blogs, obtenemos y aportamos información de la Wikipedia u otras páginas, usamos motores de búsqueda para localizar datos, nos comunicamos con diferentes herramientas de chat, MSN, WhatsApp y mensajes de texto por celular y otros dispositivos móviles, vemos y subimos videos en YouTube y Vimeo, cursamos estudios y hacemos capacitaciones en campus educativos virtuales y otro tipo de plataformas , participamos activamente de redes sociales como Facebook, Sonico y MySpace, seguimos nuestros estados y actividades de manera instantánea a través de Twitter, bajamos música en MP3 y videos y películas en diferentes formatos, descargamos libros en PDF, sacamos fotos con nuestros celulares y cámaras digitales y luego las compartimos en Flickr o Instagram y así podríamos seguir con numerosos ejemplos.

La rápida generación de las herramientas que nos proveen las TIC permite crear nuevos espacios de comunicación, trabajar colaborativamente y conformar redes en las que es posible producir y compartir el saber, se trata de una nueva forma de construir el conocimiento. 

Estamos viviendo de alguna manera  una nueva cultura que se basa en las nuevas formas de ver y comprender nuestro mundo, lo que nos ofrecen los nuevos sistemas de comunicación interpersonal, la velocidad con la que nos informamos y comunicamos a cualquier lugar y la implementación tecnológica tanto en la educación como en la misma producción económica.

Ante los cambios de la sociedad actual las necesidades de formación de las personas se prolongan más allá de los primeros estudios profesionalizados  y se extienden a lo largo de todo lo cotidiano que se presenta día a día.

El desarrollo humano es el proceso por el que una sociedad mejora las condiciones de vida de sus miembros a través de un incremento de los bienes con los que puede cubrir sus necesidades básicas y complementarias, y de la creación de un entorno social en el que se respeten los derechos humanos de todos ellos.

Por lo tanto estamos en un entorno en el que el conocimiento está más cerca, la socialización se ha multiplicado y el ser humano tiene un potencial de desarrollo intelectual mucho mayor, siendo dependientes de la tecnología.

El desarrollo personal se refiere a las actividades que contribuyen a mejorar  la conciencia y la identidad, así como impulsan el desarrollo de las habilidades personales y de las propias potencialidades por lo tanto la sociedad del conocimiento lo puede hacer siempre y cuando se tomen algunas precauciones es por eso que desde mi punto de vista los avances tecnológicos sin duda son muy buenos pero no debemos abusar de todo lo que se nos presenta tecnológicamente hablando ya que podemos caer en la ignorancia, no se debe perder la calidad humana de convivir con nuestros seres queridos, salir de ese mundo virtual, conocer la naturaleza y no pasar horas y horas en la red.

Para poder llegar a ser verdaderamente una sociedad del conocimiento y aprovecharla al máximo hay que invertir cada vez más en el capital humano, impulsar la investigación científica y crear un entorno favorable para el desarrollo de  iniciativas innovadoras, es verdad que toma tiempo, pero vale la pena y, con seguridad, es la mejor manera de asegurar el crecimiento en un mundo cada vez más competitivo.

No nos queda más que prepararnos ante los nuevos desafíos, conocer y ser partícipes de todo esto, darle un buen uso a las TIC y convertirnos en operadores habilidosos, siendo capaces de acceder a recursos actualizados y poder actuar como verdaderos realizadores, creadores y productores de contenido relevante y significativo.

 

 

 

 

 

 


Comentarios