-El Aprendizaje de Conceptos.

Los conceptos son abstracciones formadas de la generalización de muchas experiencias de casos y acontecimientos particulares.
Gran parte de nuestra educación consiste en aprender a emplear conceptos abstractos.

El aprendizaje de conceptos se realiza por medio de la actividad intelectual y corresponde al aprendizaje racional que se ocupa de las operaciones de la mente por las cuales se asimila un hecho, principio o ley.

Supone el proceso de la formación de los juicios al comparar las ideas que se expresan en forma de reglas, axiomas, principios o leyes.

Implica el proceso de razonamiento, sobre todo en el reconocimiento de las relaciones de causa a efecto, en la extracción de deducciones, en la formulación de generalizaciones, en el análisis de dificultades y en la solución de problemas.

Formación de los conceptos.
En los niños los conceptos son vagos e inexactos, por ejemplo, un niño de dos años llama gua gua a cualquier animal o mamá a cualquier señora.

Más tarde aprende a diferenciar entre una mujer y su mamá, aclarando ambos conceptos, y después podrá diferenciar a su mama entre las distintas mamás.
Lo mismo podrá distinguir el nombre de un objeto entre los nombres de otros objetos individuales.

Los conceptos se forman a través de un proceso de abstracción acerca de las cualidades esenciales de los objetos, formándose así la idea que es la expresión de una esencia.

Los conceptos en los adultos se forman esencialmente mediante un proceso de disociación de elementos comunes percibidos en diversos objetos.
No todos los conceptos los desarrollamos mediante una enseñanza específica, muchos los formamos por medio de experiencias diarias sensoriales o intelectuales.
Existe un grave peligro en la enseñanza de conceptos que consiste en hacer que por medio de memorizaciones mecánicas, se aprenda algo. Cuando así sucede, tal enseñanza no se arraiga en la experiencia del alumno y tiene poco significado para el, son solo palabras huecas y vacías.

-El aprendizaje de Generalizaciones.

Las generalizaciones son enunciados que expresan relaciones que se aplican universalmente en diversos campos del saber científico, por ejemplo, leyes científicas, teoremas de matemáticas, reglas gramaticales, principios de bellas artes, etc.

Hay otro tipo de generalización, que no es conceptual, sino emocional, como en el caso del niño que ha reprobado y siente la escuela en su contra.

Tanto en este caso de generalización emocional como en el conceptual, la conducta del escolar queda fuertemente modificada y el educador ha de saber orientar al educando, quitándole los prejuicios , para lograr su madurez.

Formación de las generalizaciones.
Las generalizaciones se forman a base de experiencias del alumno. Mediante la abstracción y reorganización de los elementos de su propia experiencia, el educando forma conceptos y apoyándose en ellos realiza las generalizaciones.
Las generalizaciones pueden ser exactas o inexactas, estas últimas son originadas por evidencias insuficientes. En ellas se basan muchas conductas supersticiosas que es común ver en las personas y que expresan en un dicho como este:   
¨Es de mala suerte que se atraviese en nuestro camino un gato negro¨

Este tipo de generalizaciones falsas influyen en la conducta de las personas tan fuertemente como las verdades. Por eso es tan difícil hacer cambiar de actitudes con respecto a la raza, a la religión o a la nacionalidad.

El maestro ha de guiar al alumno a que él mismo elabore las generalizaciones partiendo de su propia experiencia, porque entonces tendrán significado y podrán ser útiles, como en el caso de los conceptos, y no debe hacerle memorizar generalizaciones  ya hechas, cuyo significado muchas veces no comprende y pronto lo olvidará.

-El aprendizaje de resolución de problemas.

El problema y el razonamiento.
En la vida diaria dependemos en gran parte de los hábitos adquiridos previamente, sirviéndonos de ellos para una adaptación posterior.
Cuando surge un problema, algunas veces vemos que el hábito es insuficiente para resolverlo, y es cuando entra a funcionar el pensamiento.

El pensamiento es la aplicación deliberada de la reflexión sobre un objeto, o situación, con el fin de resolver un problema.

El problema es un obstáculo que no puede ser eliminado mediante el uso de hábitos arraigados.
El obstáculo puede ser algo que está presente en el momento, o ausente y futuro que debemos superar.

El problema es un obstáculo que no puede ser eliminado mediante el uso de hábitos arraigados.
El obstáculo puede ser algo que está presente en el momento, o ausente y futuro que debemos superar.

Un problema debe ser visto como una meta que uno mismo ve bloqueada por algún obstáculo que nuestros propios hábitos no me ayudan a eliminar.

La resolución de cualquier problema supone esfuerzo, pero nadie podrá resolverlo, si no acepta de antemano e identifica el problema. Muchos problemas sociales y emocionales, quedan sin solución, porque la gente no llega a verlos como tales.

La solución depende del aspecto de la situación que enfoque cada uno, lo cual depende, de nuestras experiencias anteriores y de los recursos disponibles.
Clasificación de los métodos para la resolución de problemas.
A) Conducta instintiva y habitual.
B) Conducta ciega de ensayo y error.
C) Conducta consciente.
D) Conducta supletoria.
E) Conducta designada como método científico.

Los animales resuelven los problemas por los tres primeros métodos, mientras que el hombre los emplea todos.
La dificultad del problema determinara el método que ha de ser empleado para resolverlo.

 

 

 

 

 

 


Comentarios