Si le enseñas a leer, dejará de ser esclavo.

Publicado el 07 de junio del 2018 a las 09:33:32 en la categoría Lee, habla y escribe por Luz Elena Contreras Cruz










Frederick Douglas, el gran hombre de raza negra del Estado norteamericano, consejero y amigo personal del presidente Abraham Lincoln, nació esclavo en Maryland, en el año 1817. Siendo niño la esposa de su amo, que era una mujer tierna y bondadosa, pretendió enseñarle las primeras letras del alfabeto en el silabario. Al descubrir este hecho el amo blanco se enfureció y lleno de ira le increpó a su esposa gritándole:

- ¡Qué estás haciendo, mujer!
- Enseñándole a leer a este niño. Pero, ¡por qué tanta cólera!
- ¡Si le enseñas a leer dejará de ser esclavo! -fue su respuesta contundente.

Desde ese momento, cuenta Frederick Douglas, comprendió -al oír tales palabras- cuál era el camino que tenía que recorrer para dejar de ser paria, siervo y explotado. Se le reveló, como si los cielos se rasgaran, cuál era el secreto para aspirar a ser un hombre libre, razón por la cual dedicó todas sus energías a aprender a leer, primero, y luego a devorar, -a escondidas de sus opresores- todo aquel rastro y vestigio de letras que encontrara a su paso, llegando a ser, -como de hecho lo fue- el gran libertador de su raza, puesto que a él cupo redactar el decreto de la abolición de la esclavitud que luego firmara y refrendara Abraham Lincoln.

Este hecho histórico nos ilustra cómo la lectura es importante para ser hombres libres y resulta fundamental para la plena realización del destino humano sobre la superficie de la tierra. Y todo ello, porque permite a una persona elegir, entre una gama muy amplia de asuntos y materias, aquella pepita de oro, haz de luz o diamante vital que se adopta y luego se expande; doctrina de vida y desarrollo personal que más le conmueven y repercuten en el espíritu y constituyen nuestra misión de vida. Pero, además, porque los libros permiten de manera ilimitada profundizar en los temas o propósitos que cada quien elige, debido a que todo el conocimiento sobre una materia está depositado en los libros, permitiendo a toda persona realizarse plena y lúcidamente en la vida.

FUENTE: http://i-elanor.typepad.com/casadelarbol/2006/02/_si_le_enseas_a.html


Comentarios