¿Qué extrañarás cuando te vayas?

Publicado el 29 de julio del 2016 a las 00:00:00 en la categoría Reflexiones en el Blog por Imelda Becerra Román










Resulta interesante la reacción de las personas cuando les preguntas ¿qué extrañarás de este mundo cuando ya no estés en él? Algunas de ellas me dicen “¡Ay! Por qué preguntas eso es triste,  no me gusta hablar de ello” otras dicen “Qué tema tan raro” “Cómo se te ocurre preguntar eso” Y cuando les explico de lo que se trata entonces sonríen y entonces desvían la mirada hacia arriba, hacia un lado, y piensan…

Después de un momento, empiezan sus respuestas, que por supuesto son diversas, su voz cambia, se vuelven dulces, evocadoras, sensibles, emotivas, reflexivas... 

Sus respuestas son diversas, algunas personas dicen “qué voy a extrañar si ya estaré muerto”, otras contestan el cariño que he recibido, el apapacho, la lluvia, el amor de mis hijos, los amaneceres, los atardeceres, la luna, las estrellas, hacer el amor, la cara de mis amigos, las reuniones familiares, el aroma del  café y el sabor del pan, la esencia de la vida, el perfume que emana de las personas, de las flores, mi jardín, la primavera, la lluvia, el frío, mi perro, mi gato, tomar vino, la cerveza, las fiestas, el escribir, la buena comida,  no estar presente en las cosas importantes como tales como  la graduación de mi hijo, ver que dejé de hacer algunas cosas como subirme a la montaña rusa o haber viajado más, no haber dicho más seguido te quiero, pedir disculpas, ser más yo y menos los demás.

También existen las respuestas diferentes tales como, “seguramente estaré en otra dimensión y desde ahí veré la dimensión en la que estaba antes, y por lo tanto diré ¡¡¡ Qué bonito era estar con todos ellos!!!” o “no sé, no me gusta pensar en eso” o “en estos momentos no se me ocurre nada”.

Conociendo y analizando lo que los demás decían, me fui dando cuenta qué interesantes fueron todas las respuestas y cómo sirven para reflexionar acerca de ese momento en el que tarde o temprano todos hemos de llegar.  Ayudó mucho a valorar  las cosas que estoy viviendo, viendo, amando, disfrutando, compartiendo, sintiendo, el aquí y el ahora.  Tomar en cuenta de la vida lo que tengo y no preocuparme por lo que no tengo.  Agradecer por ello. Considerar hacer las cosas que tengo pendientes, como por ejemplo abrazar, sonreír, ser amable, no pelear, dialogar, llegar a acuerdos, ser feliz y sobre todo estar en paz conmigo y con los demás.

¿A quiénes pregunté? A los amigos, a los compañeros de trabajo, a algunos miembros de la familia, a algunos de mis alumnos. ¿Y cuál es la razón por la cual les pregunto? ¡Ah!, inicialmente ni yo misma sabía, simplemente se me ocurrió un día cuando iba manejando y disfrutando del camino y me dije a mi misma ¿Qué extrañaré cuando me vaya?

Deseo que esta reflexión ayude a considerar a la muerte como parte de la vida y verla como una transición hacia otro espacio o lugar.  “Y justo cuando la oruga pensó que era su final, se transformó en mariposa”

                                                                       Imelda Becerra Román

*Mariposa Gretta otto

Imagen tomada de 20 minutos

 

 


Comentarios