Más lejos de lo que imaginaste

Publicado el 07 de octubre del 2019 a las 04:16:20 en la categoría Reflexiones en el Blog por María Paulina Rubio Morán










 

 

 

Ahí estaba justo dónde nunca me imaginé… En medio de un inmenso bosque, contemplando las estrellas, en ese momento pensé que tan sólo era un sueño, uno que me estaba jugando una broma muy pensada, desde de pequeña he soñado con viajar por el mundo, La verdad nunca me imaginé que vería amaneceres tan hermosos, conocí fantásticos lugares que llenaban mi alma, tratar de describirlos es imposible, era como estar en una película o en una postal. Hubiese querido quedarme ahí por mucho tiempo más, era como un respiro profundo, sentir la brisa en mi piel, fue increíble. Esto es un poco de lo mucho que viví en mi viaje a Maine, cuando me dijeron que iba a estar ahí estaba muy nerviosa, tenía mucho miedo porque es un lugar muy lejano para mí ¡imagínate está pegado  a Canadá! Vi tantos pinos gigantes, que me sentía tan pequeña pero con el alma tan elevada, juro que cada atardecer lo guarde en mis recuerdos y en mi corazón, mi parte favorita fue descubrir a personas increíbles allá, conocí personas de muchas partes del mundo, cada una me mostro su cariño y apoyo en cada momento, definitivamente esos paisajes fueron complementados con el gran alma de todos ahí.

 

Cuando viajas sabes en el fondo de tu corazón que muchas cosas han cambiado en ti, es un momento de reflexionar y conocerte a ti mismo. Muchas veces he intentado descifrarme, descubrir que me duele y que me hace feliz, conocerme y quererme más. Cuando iba de regreso de esta experiencia grandiosa, viví cosas que me desafiaron,   no te  imaginas lo difícil que fue todo este proceso para mí, cuando  aborde mi avión y estaba sentada  sintiendo el motor  del avión y sintiendo como subía cada vez más, fue inevitable llorar… si así  es, lloré y lo hice con mi alma con todo lo que sentía en ese momento, recordé todo lo que paso, recordé el miedo, recordé los nervios, recordé esa pequeña Paulina que se creía perdida, recordé que dije “siempre avanzando” esa palabra estuvo conmigo todo el tiempo.

 

Descubrí una persona nueva, me sentí libre, me sentí yo, por un momento no necesite a nadie, por un momento no me importo mi futuro, no pensé en lo que todos quieren que sea, no pensaba más que en hacer mis responsabilidades, pero, me sorprendió descubrir esa persona aventurera, esa persona que dice me están temblando las piernas de miedo pero en el camino se me quita, aquella que dejo su alma y esfuerzo en un lugar.  Estas palabras las escribo para recordarte que eres más fuerte de lo que crees, para decirte que no creas en nadie que te dé su opinión sobre ti o tu futuro, solo escribo para decirte que todo lo que quieras se va a cumplir, pero por lo que más quieras ¡Lucha! Rétate a ti mismo en cada paso, todo lo que hagas, hazlo con toda tu esencia, deja fluir por un moemento tù vida, tù mente y corazòn, cuando sientas que ya no puedes más que esta situación puede arrastrarte a un hoyo profundo aférrate con las uñas, agárrate fuerte,  muévete de ahí, porque tu no mereces más que estar en lo que un día imaginaste.

 

 


Comentarios