Viviendo una nueva etapa, ser mamá

Publicado el 30 de agosto del 2016 a las 00:00:00 en la categoría Amigos por María Guadalpe Balderrábano Saucedo










Hace algunos años no comprendía a varias de mis compañeras y algunas madres de mis alumnos de secundaria, hoy que vivo una nueva etapa en mi vida puedo darme cuenta de la importancia y lo significativo de ser madre. Hoy por hoy estoy muy orgullosa del género al que pertenezco dado que somos capaces de dar vida y entregar la misma por completo por esos pequeñitos a los que llamamos hijos.

Sin duda alguna la vida cambia, actualmente temas como la inseguridad, la calidad educativa, la estimulación tempana, el empleo, la salud, entre muchos otros han cobrado para mí un alto grado de interés y no es que antes no me inquietaran esos temas solo que mis hijos apenas inician su andar.

El tener un hijo hace que tu vida se transforme por completo, la mía ha dado un giro de 180 grados, es la odisea más hermosa que me ha tocado vivir, cada día al despertar lo primero que observo son esos cuatro ojitos  y esas sonrisas que hacen que mi mundo se torne azul y que emprenda mi día con la confianza y la alegría de salir adelante.

Ser madre, esposa y profesionista no es sencillo, admiro a todas aquellas mujeres que han estudiado y salido adelante teniendo esa bella e importante responsabilidad.  En poco tiempo he aprendido que los viajes, las fiestas, los grados, etc., no son tan trascendentales como la alegría de tener un hijo y bueno, qué les puedo decir, a mí la vida me regaló dos.

Considero que las madres siempre buscamos estimular asertivamente los sentidos, las habilidades y las capacidades de nuestros hijos, particularmente he tratado de buscar los juguetes más adecuados y bueno, hay una cantidad enorme de ellos y se clasifican algunos por colores, pero todo ello da marcha atrás cuando el juguete que más divierte a mis hijos es la bolsa de plástico de sus pañales. Esto demuestra que los niños desde temprana edad son creativos y capaces de aprender a través del juego el mundo que les rodea.

Hoy acaricio el recuerdo de ese 30 de enero del 2016 cuando conocí a esos seres increíbles que han transformado y le han dado sentido a mi vida, lo que más anhelo en estos momentos es escuchar de mis hijos la palabra mamá.  Ese día segura estoy que será mágico.

 

 

 

 


Comentarios