Porfirio Diaz: el padre del subdesarrollo

Publicado el 04 de septiembre del 2016 a las 00:00:00 en la categoría Amigos por Ramón Rocha Manilla










De acuerdo a cálculos preliminares del proyecto Mapa Humano de la Región de las Grandes Montañas (PAPIIT-UNAM), el promedio de antepasados de individuos actuales en la región de Orizaba nacidos entre los años 1876 y 1910 que fueron de origen obrero, campesino o indígena, es en promedio un 85%. Esto refiere que aproximadamente el 85% de los vecinos de la región de Orizaba durante el porfiriato, se encontraron en condiciones socioeconómicas pobres y en extrema pobreza.

Cuando se comenta el progreso a la nación generado por Porfirio Díaz, se subraya la tecnología comunicativa, el transporte y la industria. Pero ese desarrollo era natural de un mundo en vías de modernización: 40 años antes del inicio del Porfiriato, Cuba ya estrenaba su sistema férreo (citado en Ecured); una década antes lo hacían los venezolanos; 30 años antes ya recorría Perú y 20 años antes Paraguay como refiere el historiador guaraní Luis Verón. Era natural el crecimiento de esta y otras tecnologías en un fin de siglo XIX, el cual avanzaba de manera asombrosa.

La idea de la solidez del peso mexicano frente al dólar, ha sido un mito sumamente mal usado: la paridad de nuestra moneda con la norteamericana data de 1859, hacia los primeros años del periodo de Benito Juárez. Esta paridad se mantuvo a pesar de las guerras internas y la intervención francesa, debido a la falta de dependencia económica, la inexistencia industrial del petróleo y su control hegemónico, y la falta de especulación financiera. El mercado interno era suficiente y los mexicanos no tenían que sufrir por una deuda externa en dólares, salvo las vividas en oro con Francia, España e Inglaterra.

Es cierto que el primer endeudamiento con Estado Unidos de Norteamérica lo generó Benito Juárez con casi dos millones de pesos (o dólares) para financiar la guerra liberal, la deuda mexicana tuvo una gran expansión con el porfiriato.

Esta deuda estaba dada con Estados Unidos por la construcción del ferrocarril; a referencia de Jan Bazant, la deuda aumentaba innecesariamente sus intereses y la cual era cubierta con bonos, en herencia para la sociedad mexicana, aumentando de 1890 con casi 127 millones de pesos a 350 millones hacia 1900.

Hacia 1905, el ministro de hacienda José Yves Limantour, protagoniza la primera gran devaluación del dólar: el peso se deprecia al 100%, como lo cita Manuel Guzmán en el Economista (http://t.co/cgxpKUe8p2). La paridad había terminado y de ahí las siguientes grandes devaluaciones.

Aunque difícil de definir, el subdesarrollo es un estado económico donde la población de una nación no logra estar en los términos básicos de desarrollo promovidos por el índice de Desarrollo Humano (http://hdr.undp.org). El mayor agravante para el subdesarrollo es la falta de distribución de la riqueza, dada por la enajenación de la plusvalía, la falta de libertades individuales, el atentado a los derechos humanos y las deficiencias en la calidad y cubertura educativa. En términos generales, la gente no logra vivir bien en el subdesarrollo.

El periodo de Porfirio Diaz no fue de desarrollo en términos generales; los atentados a la libertad de expresión vistos en los ataques a las ideas de anarquistas de los hermanos Flores Magón, el encarcelamiento del caricaturista José Guadalupe Posadas y otros atentados a la prensa como cita Agustín Sánchez; o a referencia de John Kenneth, el esclavismo de mas de 100 mil personas en Yucatán, entre yaquis, chinos, mayas entre otros para trabajar forzadamente en las haciendas de henequén, con el arrebatamiento de tierras a mayas y nahuas, además del trabajo forzado en haciendas, fábricas de hilados y tejidos, como las de Río Blanco, a través de la coerción del endeudamiento (tradición reproducida como control hasta ahora) como lo cita Bernardo García Díaz; el asesinato de opositores al gobierno, activistas e intelectuales, obreros como en Río Blanco y Cananea, muestra una sociedad no desarrollada, formada por un gobierno radical que concentró la riqueza en unas cuanta familias, como lo ha sido hasta ahora; el México Bárbaro de Kenneth que no debemos olvidar.

Es posible que el futuro económico y social de subdesarrollo en México ocurriera con Porfirio Díaz o con cualquier otro en el poder, sin embargo, su política económica mal logró la repartición justa de la riqueza. Aunado a este modelo de subdesarrollo mexicano, está la implantación del modelo presidencialista promovido por Díaz; un modelo que radicaliza en un partido de Estado y este asociado a la oligarquía local; ese es el modelo de subdesarrollo implementado por Porfirio Díaz y que la Revolución Mexicana no tocó, aunque en algún momento, administraciones como la de Lázaro Cárdenas buscó remediar, el modelo ya estaba echado a andar, con 30 años porfiristas difíciles de erradicar en la gran crisis económica y social mexicana.

 

Ramón Rocha Manilla

Comentarios