Los mayores de 50 años vuelven a las aulas

Publicado el 01 de febrero del 2020 a las 07:53:43 en la categoría UNIAM por Asómate UniVO










Araceli González, de 60 años, Agnès Puig, de 77 años y José Alzueta, de 84 años, son estudiantes universitarios. Los tres aconsejan esta experiencia en la que conviven con jóvenes recién llegados al campus.

De las 70 personas que abarrotan la cafetería de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid a las 10 y media de la mañana tanto solo tres, tal es mi impresión, superan los 50 años de edad. Uno de ellos, vestido con tirantes y camisa de rayas rojiblanca, está sentado con un café intentando arreglar su smartphone. Otro, con maletín de cuero entre las piernas, da la impresión de ser profesor de todos estos jóvenes que rompen el silencio matutino con sus gritos y carcajadas.

Araceli Gónzalez, de 60 años, es la tercera y única mujer que de mediana edad está a estas horas en este local de la Complutense. Para ella es una hora tranquila en Ciudad Universitaria, por esa razón me ha citado aquí. Su falda estampada, su camisa beige y bolso de piel contrasta con los vaqueros rotos, mochilas y carpetas de apuntes decoradas con pegatinas del resto de sus compañeras de facultad.

Tanto ella como Agnès Puig, de 77 años, estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona y José Alzueta, de 84 años, alumno de la Universidad de Barcelona, han decidido volver a las aulas. "Es el último capricho que tenía pendiente en esta vida", confiesa José. "Es mi salvación", contesta Agnès. Mientras que Araceli, que se matriculó a los 16 años de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la información pero al poco tiempo lo tuvo que dejar, recuerda: "cada vez que pasaba con el coche por aquí era como pasar por una pastelería y no poder entrar, siempre lo añoré. Era mi asignatura pendiente, mi amor de juventud".

Una universidad de mayores

Desde que han empezado las clases, los tres nuevos estudiantes acuden como un alumno más a las aulas. Y es que estos centros de educación superior, a través de un departamento específico, facilitan que personas mayores de 50 años cumplan el sueño de sentirse universitarios.

En la mayoría de las universidades el precio de cada programa se encuentra entre los 200-300 euros por cuatrimestre y el estudiante mayor tiene libertad para escoger formarse junto a los jóvenes o bien con compañeros de su edad.

Durante el curso 2015-2016, por ejemplo, más de 400 personas realizaron asignaturas con los estudiantes que realizan sus estudios de manera oficial en la Universidad Autónoma de Barcelona a través de su iniciativa la Universitat a l'Abast (Universidad a tu Alcance).

Por su parte, la Universidad de Barcelona este nuevo año académico oferta once programas formativos en los que ya se han matriculado 1.248 alumnos mayores de 55 años. La Universidad Complutense de Madrid cuenta con tres sedes específicas para mayores y la posibilidad de asistir como oyente a asignaturas de todo el campus.

Para ller las expériencias de cada uno de ellos AQUí

 


Comentarios