Te voy a extrañar. . .

Publicado el 27 de abril del 2020 a las 03:34:37 en la categoría Reflexiones en el Blog por Lourdes Altamirano Rodriguez










No sé cuántas veces imagine alejándome de ti, no apreciaba lo que eras, realmente a veces me causabas malos recuerdos, otras veces necesitaba mi propio espacio, pero en el fondo sabía que no quería irme de ahí, que aun quería estar mas tiempo, pero ya no había formar de quedarme.

Puede ser algo material, algo sin importancia, y no siempre esta de por medio el interés económico, si no el valor sentimental que le das a las cosas.

Si comienzo a recordar mi vida contigo, fue bastante buena, el recuerdo mas lejano que tengo, es mi yo de 2-3 años, no recuerdo como vestía creo que era un vestido rojo, como siempre me han gustado, en la sala de estar, viendo a mi hermano jugar en su triciclo, ya que el si sabia andar, cuando de repente algo se estrella con el frente de la casa, los vidrios cayendo poco a poco viendo como mi hermano dejaba su triciclo y corría a los brazos de mi abuela y supongo que mi madre también estaba ahí, no recuerdo la hora, y como tengo lagunas mentales de ese momento tampoco sé qué día era. Todos asustados sin saber que había pasado y pues que más, una camioneta se estrello y los mil vidrios que cubrían la ventana cayeron sin figar quien, lo bueno, nadie salió dañado.

Y para ser sincera, tengo muchos y muchos recuerdos de ti, en ti mas que nada, unos mas fuertes que otros, pero también había muchos felices.

Recuerdo cuando me gustaba rodar por las escaleras, aun que mi cuerpo quedara adolorido, cuando pasaba horas en el negocio de mis abuelos y siempre pedía “pierna” de la que preparaba mi abuelita, por que en verdad nunca he comido una mejor, los dulces que pedía, los refrescos que nos tomábamos mi hermano y yo, cuando tuve gatos, no muy cariñosos, cuando mi abuelo se levantaba temprano para ir por lo necesario para trabajar, cuando mis primos y mis hermanos mayores estaban ahí y bueno las volteadas de cabeza que me daban era lo que mas me hacía enojar, cuando dormía en el cuarto de mis abuelos, acomodando los cojines y es que mi cuerpo entraba en dos jajaja, cuando mi abuelo cantaba una y otra vez, tocaba la guitarra y siempre me decía “una piña para la niña”, quiero suponer que a la niña a la que se refería era a mí. Cuando estábamos sentadas en el comedor y me contabas todas las cosas que te hacían feliz, y todo lo que habías vivido.

Bueno las travesuras no podían faltar y aun que mi hermano y yo no tuvimos buenas épocas, siempre nos hemos querido mucho, recuerdo cuando tiramos un tocador enorme, al menos para nosotros, solo porque estábamos juagando a la escolta, cuando mojamos todo nuestro cuarto porque “queríamos ayudar a limpiar”, cuando jugábamos lucha libre y pues bueno mi cuello no tuvo un buen final.

Puedo contar mil historias que viví ahí, puedo pensar en todas las veces que fui muy feliz y también en las que estuve triste.

Nunca voy a olvidar cuando te fuiste agarrara de mi mano, por que esperabas a que yo llegara para poder despedirte de mí. (C) Y lamento no haber estado ahí para ti, pero era muy niña para entenderlo (L)

 
 
Por siempre; mi primer hogar.
Gracias hasta el cielo, donde tal vez algún día nos encontremos. (C&L)

Cuando esperaba a mi papá despierta porque después de 40 días lo iba a ver, y me traería mis gomitas favoritas, cuando a pesar de todo, siempre esperaba a mi mamá que llegara del trabajo o cuando llegara Santa Claus. Y las cenas de navidad, cuando los amigos de mi hermano iban después de la escuela a jugar “play”, cuando me encerraba en un cuarto y me creía bailarina y cantante profesional jajaja.

Aunque no esté ahí, siempre voy a recordar todo lo bueno que paso, cuando África llego a mi vida, cuando lleve a mi primer y único novio, cuando mis amigas iban, cuando me pasaba horas en la computadora y si que era una “master” en eso de la tecnología, obvio en esa época, cuando mi hermano se mudó a otra ciudad y las fiestas que llegue hacer y un sinfín de cosas más.

Agradezco todo lo que pase ahí, le agradezco a mis abuelos por dejarnos quedarnos la mayor parte de mi vida, hasta ahora, pero como todo inicio, obvio hay un final, y ya se que duele, pero lo sentimental siempre me gana y recordar más, creo ciegamente que algún día volveré, no lo puedo jurar por que la vida da muchas vueltas, pero si puedo decir que siempre serás un lugar importante para mí. Fuiste mi hogar, ahora donde estoy espero volverlo mi hogar, pero sin nunca olvidarte.

PD: Soy bastante emocional, aunque a veces sean simples cosas.

 


Comentarios