Soy una mascara vieja con pigmentos desapareciendo y mis antepasados permitieron a los griegos expresarse y ser escuchados a lo lejos, si, a expresarse y escucharse, pero ¿Quién nos escucha a nosotras?, bien, ahora tú me vas a escuchar a mi . Mi nombre es Clío, como aquella musa coronada con laureles y trompeta en mano, hoy te contaré algunas de las maravillosas cosas que se relacionan con este hermoso y magnifico lugar, llevo tanto tiempo aquí que te puedo describir cada actuación presentada en el escenario, al igual que las historias espirituales y poéticas que se combinan con la realidad, ¡Como disfruto cada escena!... cada risa, cada llanto pero exulto enormemente cada aplauso, te puedo decir con seguridad que cada vez que se levanta el telón todo puede suceder, el mundo se conecta con la esencia del teatro, con su magia y  con los sueños. 

Una cosa importante te quiero decir, debes identificar a dónde perteneces, a la tragedia o comedia, pero jamás debes olvidar que tu expresión forma parte de tu creatividad.

Tu observas ese intenso rojizo y posteriormente aquellos cristales  luminosos en conjunto  que generan calidez y elegancia, pero, detrás de ese color rojo hay una multitud de tiempo transcurrido, trabajo y labor que te incitan a vivir más que en tu realidad, querer ser parte de la danza, canto y actuación y por qué no, de cada hilo remendado. (…)

 


Comentarios