Hablemos de poesía…

Publicado el 19 de octubre del 2016 a las 12:30:14 en la categoría Amigos por María Guadalpe Balderrábano Saucedo










Desde niña siempre he disfrutado de la poesía y cómo no hacerlo si mi padre es un excelente orador. A través de la poesía se pueden expresar sentimientos y emociones de diferente índole. Etimológicamente la palabra poesía procede del griego ποίησις ‘-creación– < ποιέω –crear-, mediante el latín poesis, que quiere decir –hacer– relativo a materializar pensamientos.

El origen de la poesía es impreciso y se vincula con la antigüedad del habla humana. Existen registros de la antigua Mesopotamia, tablillas cuneiformes del 3.000 a.C. También se habla de registros jeroglíficos egipcios del 2.600 a.C. con canciones donde se desconoce la música pero que se vinculan a un significado religioso, y que se desarrollan en distintos géneros como odas, himnos y elegías.

La poesía se puede definir como una composición literaria que se concibe como expresión artística de la belleza por medio de la palabra, en especial aquella que está sujeta a la medida y cadencia del verso. Pero ¿qué es la poesía?, para dar respuesta a este cuestionamiento acudiremos a la definición que han otorgado algunos poetas.

La poeta polaca Wislawa Szymborska, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1996, quien tiene su propia teoría sobre el origen de la poesía comenta que todos los poemas nacen del amor, incluso aquellos que transmiten el mal. De esta forma, la poesía habría nacido junto a este sentimiento, cuyo origen se remonta, seguramente, al primer ser humano que haya existido en la Tierra.

Gustavo Adolfo Bécquer poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo. Responde a este cuestionamiento a través del siguiente fragmento:

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... eres tú.

 

Federico García Lorca argumenta que la poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.

Por su parte Octavio Paz afirma que la poesía no es una actividad mágica ni religiosa, no obstante el  espíritu que la expresa, los medios de que se vale, su origen y su fin, muy bien pueden ser mágicos o religiosos. Mientras que en la religión lo sagrado cristaliza en el ruego, en la oración, en el éxtasis místico, en un diálogo o relación amorosa con el creador, el poeta lírico entabla un diálogo con el mundo; en ese diálogo hay dos situaciones extremas: una de soledad y otra de comunión.

Para Mario Benedetti (1920) la poesía es "la verdadera alma del mundo".

Aprovecharé este espacio para hacer alusión a algunos fragmentos de cinco hermosas poesías que me han atrapado y conmovido de manera significativa.

Iniciaré con un fragmento del Poeta Marcos Rafael Blanco Belmonte. Escritor y periodista español nacido en Córdoba y fallecido a mediados de noviembre de 1936. Reconocido como uno de los mejores cuentistas españoles.

 

“Sembrando”

Por eso cuando al mundo, triste, contemplo,

yo me afano y me impongo ruda tarea

y sé que vale mucho mi pobre ejemplo

aunque pobre y humilde parezca y sea.

¡Hay que luchar por todos los que no luchan!

¡Hay que pedir por todos los que no imploran!

¡Hay que hacer que nos oigan los que no escuchan!

¡Hay que llorar por todos los que no lloran!

Hay que ser cual abejas que en la colmena

fabrican para todos dulces panales.

Hay que ser como el agua que va serena

brindando al mundo entero frescos raudales.

Hay que imitar al viento, que siembra flores

lo mismo en la montaña que en la llanura,

hay que vivir la vida sembrando amores,

con la vista y el alma siempre en la altura

Sin duda alguna es una de las poesías que más me gustan dado que invita a poner nuestro granito de arena en cada una de las actividades que desempeñamos día a día sin esperar nada a cambio y sin duda se verá la recompensa.

Juan de Dios Peza poeta, político y escritor mexicano.

“Reír Llorando”

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,

enfermos de pesar, muertos de tedio,

hacen reír como el actor suicida,

sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!

¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,

porque en los seres que el dolor devora,

el alma gime cuando el rostro ríe!


La poesía evoca sentimientos de todo tipo, Juan de Dios Peza a través de este fragmento nos da la oportunidad de recordar que como humanos somos actores de nuestra vida y que en ocasiones el escenario no es el adecuado para expresar ciertas emociones por lo que se recurre a continuar nuestras actividades pese la alegría o el dolor.

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, más conocida como Sor Juana Inés de la Cruz fue una religiosa de la Orden de San Jerónimo y escritora novohispana, exponente del Siglo de Oro de la literatura en español, conocida como la Décima Musa.

“A su retrato”

Este que ves, engaño colorido,
que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;

éste, en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido,

es un vano artificio del cuidado,
es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:

es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.

El transcurrir de los años es inevitable, el tiempo es imparable, no obstante la esencia de cada ser humano es única, el ser es inagotable por ello la importancia de vivir en el aquí y en el ahora haciendo lo que más nos agrade y siendo plenamente felices. Recurro a una de las frases que aparecen en los libros de la Gestalt “Nada ocurre si no ahora, el pasado ya no existe y el futuro aún no es”.

Amado Nervo poeta y prosista mexicano, perteneciente al movimiento modernista. Fue miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua.

“En paz”

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida, 
porque nunca me diste ni esperanza fallida, 
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida; 

porque veo al final de mi rudo camino 
que yo fui el arquitecto de mi propio destino; 

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas, 
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: 
cuando planté rosales, coseché siempre rosas. 

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno: 
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno! 

Hallé sin duda largas las noches de mis penas; 
mas no me prometiste tan sólo noches buenas; 
y en cambio tuve algunas santamente serenas... 

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz. 
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Es sin duda un hermosísimo poema que agradece todo lo que encontramos a nuestro paso y nos otorga el poder de construir un hermoso caminar o generar un sinfín de tropiezos, es sin duda un canto a la vida y al amor.

No podría faltar Ramón López Velarde poeta posmodernista nacido en Zacatecas, México. La obra de López Velarde destaca por su lírica, aunque también cultivó la narrativa con relativo éxito. En México alcanzó una gran fama, y llegó a ser considerado el poeta nacional.

Encubridora

Y ya que crimen tal has encubierto, 

¡no digas que no es cierto! 
que al ver tus ojos lo comprendo ahora 
de él me aprovecho, y en amante exceso… 
si no me das un beso,

te acuso ante Jehová de encubridora…

Esta es una bella poesía que mi padre me declamó el día de mi boda y a la que le tengo un particular cariño. Con estos breves fragmentos de poesías les muestro uno de mis grandes placeres la lectura y el disfrute de la misma.


Comentarios